Realyno Florvil llega a la entrevista con actitud de desconfianza, pero saluda cordial mientras un rosario le cuelga del cuello, sobre su camisa rosa. Desde su arribo a Chile, una semana después de la muerte de su hermana, el joven abogado haitiano se ha dedicado a planear el camino de la familia para la obtención de justicia y mantiene estricto cuidado en su relación con la prensa.

Hasta ahora, la verdad conocida sobre el caso es solo una: la joven haitiana que llegó hace menos de un año a Chile fue detenida por error, acusada de abandonar a su hija en la Oficina de Protección de Derechos de Lo Prado. Después, en el encierro, se produjo una confusa situación de la que resultó con golpes en la cabeza, que obligaron a internarla en la Posta Central. Lejos de su hija -quien fue derivada a la Casa Nacional del Niño-, Joane enfermó gravemente del hígado y murió la mañana del 30 de septiembre en el Hospital Clínico de la UC.

Aunque circulan diversas hipótesis sobre las responsabilidades tras la muerte de la joven haitiana, Realyno prefiere la reserva y advierte que no puede contestar en extenso las preguntas relativas al recurso judicial que preparan.

“Realmente no tengo una respuesta correcta para dar, porque estamos formando un taller de trabajo de por lo menos 6 meses con nuestro abogado. Mientras no tengamos una información correcta sobre el juicio, no podemos hablar más sobre eso. Solamente esperamos a los abogados del exterior antes de proceder a informar al respecto”, recalca.

Pese a que algunos medios anunciaron que la familia presentaría la querella durante este mes, el hermano de Joane Florvil aclara que no pueden hablar sobre fechas y que están a la espera de diversas pruebas e informaciones, en coordinación con su equipo de abogados, para anunciarlo.

-¿Ya cuentan con los resultados de la autopsia y de las pericias forenses?

-Conforme a la ley, al derecho penal especial y a la medicina legal, nosotros como familia deberíamos estar presentes con nuestros abogados en el lugar donde van a hacer la autopsia. Pero hasta ahora yo no puedo hablar de la autopsia, porque no tengo información sobre si la hicieron o no.

“¿Cómo recibir a un muerto de las manos del Estado?”

Realyno está acompañado en todo momento de su cuñada, Roxana Florvil Gómez, y de un grupo de niños que juegan alrededor del Parque Bustamante. No habla mucho de su sobrina, la pequeña que obligó a Wilfred Fidele a iniciar una serie de acciones para recuperar la tuición sobre su hija, pero confirma que ya se encuentra con su padre y en buen estado de salud.

-Los medios dicen que los restos de Joane no han podido ser repatriados por falta de recursos económicos. ¿Es cierto?

-Si tenemos la posibilidad de pagar un abogado al contado, no creo que la plata que pagamos sea inferior a lo que podemos hacer con la repatriación. Legalmente Joane estaba en su casa normal, si los carabineros o las instituciones estatales la sacaron de ahí viva, ¿cómo entender o recibir un muerto de las manos del Estado? Para mí es incorrecto. Para mí todavía hay una persona viva en las manos del Estado de Chile. No podemos hacer la repatriación mientras no tengamos una respuesta de la justicia chilena. Al no tener la respuesta de la justicia, no vamos a hacer la repatriación. Dejamos el cuerpo hasta tener una solución.

-¿Qué opinas de cómo opera la justicia chilena en este proceso desde que llegaste a Chile?

-Yo como profesional no puedo dar ningún punto de vista de la ley de otro país. Lo que yo entiendo es conforme a la ciencia que estudia el derecho: todo es contrario acá de lo que yo aprendí en la universidad.

-¿Qué te parece la solidaridad manifestada por chilenos y la comunidad haitiana sobre el caso?

Recuerda que hasta en el infierno hay amigos. Aquí no todos son tontos, en medio de las dificultades hay profesionales chilenos que entienden lo que está pasando, el mal que nos hicieron y cómo comprometieron la vida de Joane. Hay gente mal educada se puede sentir feliz de lo que pasa, pero los profesionales no. Porque quienes entienden lo que son los derechos humanos no se van a sentir cómodos con lo que sucede con Joane.

Familia analiza posibilidad de acudir a justicia internacional

Durante el pasado 27 de octubre, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados informó de antecedentes que nuevamente mostraron la complejidad del caso. El director del Hospital de Urgencia Asistencia Pública, Sergio Sánchez, afirmó que Joane relató haber sido víctima de una golpiza de parte de Carabineros en su ingreso a la posta. Un dato clave sobre el que no existe mayor claridad hasta ahora, ya que existen versiones contradictorias al respecto.

Realyno escucha sobre la hipótesis de un eventual maltrato de los uniformados e insiste que nuevamente no podrá referirse a ello: “Por esa parte no puedo contestar, porque es parte de una pelea entre los Carabineros y la Posta Central. Eso se lo voy a dejar la justicia, es la única que puede dar una respuesta conforme a lo que sucede entre ellos”, explica.

-¿Descartan la posibilidad de que carabineros haya intercedido en lo que ocurrió con Joane?

-Sobre eso no puedo hablar, no puedo dar una información que yo no puedo demostrar. Como he dicho, esa parte tiene que responderla la justicia.

-¿Confías en lo que pueda determinar la justicia en este caso?

-No, pero como el caso no depende solo de la legislación chilena, si Chile tiene una respuesta negativa, conforme a la ley, tenemos otros recursos. Por algo existe Corte Suprema de Estados Unidos y también de dirección de Derechos Humanos en Nueva York. El convenio de derecho mundial fue escrito ahí, hay un solo derecho humano que usa a través del mundo. Creo que si Chile firma ese convenio debería respetar.

-¿Cuál es la postura de la familia Florvil al respecto? 

-Legalmente mi familia espera que la justicia chilena pueda dejarnos conformes. En caso contrario, tenemos pensados otros recursos y mi familia está disponible para tomar otro tipo de acciones en caso de que Chile no le haga justicia a Joane.

El joven abogado recuerda que el caso de su hermana Joane no es aislado ni familiar. “Es un caso mundial”, aclara, agregando que su opinión sobre la situación del resto de sus compatriotas en Chile se identifica con lo que dijo un senador haitiano hace unas semanas. Realyno hace alusión a Wilfred Gelín, quien visitó Chile para elaborar un informe sobre las condiciones y oportunidades que enfrenta la comunidad en el país.

Cinco días bastaron para una conclusión enfática y dura: “Aquí ya no podrán encontrar lo que buscaban“, fue su balance, un diagnóstico que es compartido por el hermano de Joane Florvil. Pero ya no hay tiempo para lamentarse, ya es tarde y hay que seguir tomando resguardos:

“Vamos a proceder, pero mientras llega el abogado yo no puedo dar ninguna información del juicio para que la estrategia de nuestro juicio no cambie”, cierra Realyno.