Las policías de la dictadura militar, la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) y la Central Nacional de Informaciones (CNI), mantuvo archivos grabados en microfilmes sobre su actuar en las oscuras décadas de los 70’s y 80’s.

Estas fueron quemadas inicios de los 2000, justo antes del regreso de Pinochet desde Londres. Se trata de archivos que contenían fichas de personas, fotografías, cédulas de identidad, recortes de diario y planos. Información sobre detenidos desaparecidos y torturados.

Un reportaje del New York Times dio cuenta de esta situación, que quedó consagrada en la carpeta investigativa del caso Frei Montalva.

Hoy, Radio ADN publica el contenido de un informe sumario, donde el propio Ejército reconoce la quema de los archivos de la CNI. El documento data del 3 de junio de 2016 y fue firmado por el entonces jefe del Estado Mayor General, Ricardo Martínez Menanteau, nombrado ayer como nuevo comandante en jefe del Ejército.

El informe da cuenta que las autoridades de la Dirección de Inteligencia (DINE) incumplieron “la reglamentación vigente sobre el tratamiento de la documentación”. “Resulta absolutamente antirreglamentaria la inexistencia de información de inteligencia y contrainteligencia anteriores al año 2001, siendo reprochable y objeto de sanciones la destrucción sin la confección de la correspondiente acta de incineración”, dice el informe.

Además, confirma que los microfilmes de la CNI fueron “incinerados sin la confección de actas de incineración”.