Una de las novedades del nuevo sistema electoral que se estrenó para las recientes elecciones es que además debutó la Ley de Cuotas, normativa que tiene como finalidad allanar el camino para que las mujeres ocupen un espacio más equilibrado dentro de la política parlamentaria.

En concreto, la ley establece que, del total de candidatos al Congreso que presente cada partido, ni hombres ni mujeres pueden superar el 60%, y luego de conocidos los resultados, dos expertas analizaron cómo repercutió dicha norma en la composición del Congreso actual, que en el caso de la Cámara de Diputados quedó compuesto por 26 mujeres y 199 hombres, y en el Senado recibió a 5 mujeres y 18 hombres (sólo se votó en las regiones impares).

Para Alejandra Sepúlveda, directora de ComunidadMujer, el balance es positivo y afirmó que “las cuotas sí funcionan”. “El aumento del número de mujeres en el parlamento durante los últimos años crecía, en promedio, un 2,5 %  y ahora, con Ley de cuotas, tenemos un aumento de 7 puntos”, explicó en conversación con CNN Chile.

Con respecto a los cuestionamientos a los partidos que no lograron sumar mujeres en sus bancadas tras los comicios, deslizó una crítica a la Nueva Mayoría y recalcó el caso del PPD, que fue el único que aumentó el número de parlamentarias femeninas (4), y el contraste con la DC, que

El análisis de Javiera Arce, cientista política de la Fundación Chile 21, coincide en que la norma funcionó, ya que se aumentó de 19 a 25 las integrantes de la Cámara Baja. Sin embargo, criticó que sea un partido de derecha, Renovación Nacional, el que consiguió captar más mujeres, y señaló que la Nueva Mayoría no aplicó bien la norma, ya que no buscó mujeres que fueran competitivas para postular a los cargos.

Como ejemplo, menciona el caso de Oriele Zencovich, histórica militante DC y quien, a sus 87 años y ya retirada de la actividad política, compitió como senadora por Valparaíso a pedido del partido. “¿Qué es eso? ¿Qué compromiso con la paridad tienen los partidos?”, replicó Arce en El Ciudadano.

La gran derrotada en esta lucha es por lejos la Nueva Mayoría”, continuó, y agregó que el escenario en que quedó el conglomerado –el PPD y el PS quedaron con 4 mujeres diputadas, el PC sólo aumentó de 2 a 3, y la DC no tiene ninguna– “es una vergüenza”.