Se transformó en pocos días en un drama mundial. Hace 8 días se perdió el rastro del submarino ARA San Juan y desde entonces que se realiza una intensa búsqueda por la vida de los 44 tripulantes que se encontraban en el buque.

Sin embargo, ayer se reportó la noticia más difícil, pues la propia Armada Argentina reconoció que el día de la desaparición se reportó una explosión a 430 kilómetros de la costa del Golfo San Jorge, en el Atlántico Sur, donde se comunicó por última vez el submarino.

A medida que pasan las horas es más difícil mantener la esperanza de encontrar con vida a los tripulantes, sobretodo después de lo que el propio personal de la Armada ha reconocido a los familiares. Fue el padre del teniente Alejandro Damián Tagliapietra quien aseguró que el superior de su hijo le reconoció  que “están todos muertos”.

“La explosión fue hace ocho días entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad. No hay ser humano que sobreviva a eso. Ciento por ciento”, dijo Luis Tagliapietra a radio La Red.

Pese a esto, todavía no hay información oficial de parte de la Armada ni de las autoridades del gobierno argentino.

Cirugía a la plana mayor de la Armada

Que recién ayer se conociera públicamente de la explosión ocurrida hace 8 días es un capítulo más de esta historia de desencuentros y desinformaciones que ha existido entre el gobierno argentino y la Armada desde que se conoció la desaparición del submarino.

La relación entra ambas entidades se resquebrajado. Hoy, el ministerio de Defensa confirmó la apertura de 40 sumarios internos en la Armada, según informa el diario Clarín. Desde el propio Ejecutivo se habla de “negligencia” y de “información ocultada” en el bullado caso.

Quien comanda la Armada Argentina es el almirante Marcelo Hipólito Srur, nombrado en enero de 2016 por el actual presidente Mauricio Macri.