Mientras todavía conmociona y emociona la muerte de Santiago Maldonado, el joven que estuvo más de un mes desaparecido tras una protesta mapuche en Chubut y apareció muerto, un nuevo caso remece Argentina: El de Rafael Nahuel, de tan solo 22 años, asesinado el sábado a manos de la policía trasandina.

Con el paso de las horas se ha esclarecido cada vez más el hecho. Si bien el Ministerio de Seguridad, dirigido por Patricia Bullrich, aseguró que la policía respondió con disparos “preventivos” y ante “gritos de guerra” de los mapuche, eso no se condice con lo que dicen testigos ni con lo que se encontró en el lugar.

Rubén Marigo, miembro de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), aseguró a Página 12 que en el lugar “solo hubo disparos” por parte de los uniformados, pertenecientes al grupo Albatros de Prefectura Nacional. “Los corrieron a tiros”, agregó.

Rafael y otros miembros de la comunidad Lafken Wuinkuñ Mapu bajaban de su territorio el día sábado cuando fueron enfrentados por la policía, que estaba rastrillando la zona en busca los miembros de la comunidad mapuche. Entonces, es que según pudo recabar la APDH, los uniformados enfrentaron sus armas de fuego a las piedras que salían de las manos de los comuneros.

En eso fue que, en plena retirada, Rafael Nahuel fue alcanzado por una bala que terminaría con su vida. Todavía no hay autopsia, pero se especula que el proyectil habría entrado por su glúteo y quedado alojado en el tórax. Así, se confirmaría que fue baleado por la espalda, mientras escapaba.

Otras dos personas terminaron heridas de bala, pero ya están fuera de peligro.

En el operativo, además, se detuvo a Fausto Jones Huala, hermano del reconocido dirigente mapuche Facundo y Alejandro González, quienes habrían sido testigos del momento que terminó con la vida de Rafael.

Pese a que la APDH asegura que solo encontraron balas 9mm como las que ocupa la policía, la ministra Bullrich ha insistido en la tesis del enfrentamiento. “El grupo (de mapuches) comenzó una agresión contra los Albatros con piedras, boleadoras y lanzas. Uno de los efectivos, cumpliendo con las normas legales y de uso racional de la fuerza, repelió el ataque con un arma no letal con munición no letal de pintura con motivo de hacer cesar la actitud violenta del grupo en cuestión y de hacerlos retroceder”, dijo en un comunicado.

La tesis también fue sostenida por el juez federal interviniente en la causa, el mismo que firmó la orden de desalojo que provocó todo. “Se habría producido el enfrentamiento que tuvo como desenlace el deceso”, aseguró ayer.

En tanto, en Chile como en Argentina se preparan movilizaciones contra la represión que afecta al pueblo mapuche.