Fue la propia presidenta Michelle Bachelet quien salió al paso frente a las acusaciones que hizo el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien declaró la mañana de este lunes que, en la primera vuelta, algunos vocales de mesa “se avivaron” y marcaron votos –antes de ser entregados a los electores– con la preferencia de Alejandro Guillier o Beatriz Sánchez.

“Chile tiene un prestigio internacional por sus elecciones correctas y transparentes. Seamos responsables y no desacreditemos nuestras instituciones democráticas“, escribió a través de su cuenta de Twitter la mandataria.

Durante el ciclo radial de entrevistas presidenciales “Si yo fuera presidente”, de Ibero Americana Radio –que reúne a medios como Concierto, ADN y Rock & Pop–, que fue donde Piñera dio a conocer sus acusaciones, también aclaró que lo anterior “no es falla del Servel, es que alguien se avivó y marcó el voto antes del ciudadano”.

Sin embargo, de todas formas el Servel también se refirió al tema y descartó que existieran denuncias relativas a la situación acusada. “No hay ninguna denuncia específica que uno pueda investigar respecto a la entrega de votos marcados“, dijo Santamaría en 24 Horas, donde agregó que “cualquier elector ante irregularidades tiene derecho a recurrir a la justicia electoral sin necesidad de abogados, de manera verbal, vale decir, está todo absolutamente establecido para que esto se regule”.

Del mismo modo, si bien evitó referirse a un candidato en especificó, llamó a que los aspirantes a La Moneda “actúen con responsabilidad, con mesura y con prudencia”, e indicó que con esta denuncia “lo que se está haciendo no es acusar al Servel, lo que se está haciendo es imputarle irregularidades a más de 200 mil chilenos y chilenas que actuaron como vocales en las mesas”.