Delitos tributarios, ventajas indebidas e incluso soborno son los cargos que se le imputan al síndico Herman Chadwick, y por los que, esta mañana, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) solicitó 11 años de prisión contra él en el marco del caso Caval.

“Los hechos realizados por el señor Chadwick son extremadamente graves y dan una muy grave señal del comportamiento de los funcionarios públicos”, afirmó María Inés Horvitz, representante del CDE, quien solicitó una pena más alta que la que en un comienzo había pedido el fiscal regional, Emiliano Arias, por la causa y que correspondía a 818 días de presidio menor (2 años y medio aprox.) sólo por delitos tributarios y ventajas indebidas.

Chadwick, en tanto, había solicitado un juicio abreviado, lo que fue rechazado por el Juzgado de Garantía de Rancagua –luego de rechazar también su solicitud de sobreseimiento en agosto pasado–. Luego el CDE pidió 9 años más de cárcel, agregando una acusación por soborno antes desconocida.

“Creemos que Juan Díaz –condenado por la causa por su rol en sobornos a funcionarios de la municipalidad de Machalí– no actuó de mutuo propio, creemos que tuvo el encargo del señor Chadwick y otros de destinar los dineros que recibió para sobornar a los funcionarios públicos“, agregó Horvitz este lunes. De este modo, Chadwick deberá incorporarse a la audiencia de preparación del juicio oral, fijada para mañana 5 de diciembre.

El síndico fue una de las piezas claves en el caso Caval. Fue el encargado de vender los campos en Machalí de la familia Wiesner a Caval, la empresa liderada por la nuera de Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, y su socio Mauricio Valero, para impedir que las deudas de los primeros los llevaran a la quiebra.

Sin embargo, una de las grandes interrogantes es su cercanía y el pago de $415 millones a Juan Díaz, gestor inmobiliario vinculado a la UDI, que trabajaba para gestionar la modificación del uso de suelos de los terrenos de Machalí –de rural a urbano–, con el propósito de obtener un precio más alto.

En tanto, el sobrino de Sebastián Piñera –su padre es Herman Chadwick Piñera (UDI) (hermano del ex ministro del Interior Andrés Chadwick Piñera) y su abuela, Paulette Piñera Carvallo, es hermana de José Piñera, el papá del candidato presidencial– declaró que “mantengo mi inocencia siempre” y aseguró que “nunca he hecho sobornos (…) jamás he pagado a funcionarios públicos”.