Pese a estar previamente notificado, por segunda vez consecutiva el sargento segundo de Carabineros, Cristián Rivera se ausentó a la audiencia de formalización por haberle disparado más de 140 perdigones por la espalda al joven Brandon Hernández Huentecol.

Vale recordar que el 18 de diciembre pasado, el carabinero desenfundó su arma en medio de un control policial en Collipulli, disparando contra el joven de 17 años cuando este estaba en el suelo boca abajo.

Tuvieron que pasar 11 meses para que, el pasado 22 de noviembre pasado, el Ministerio Público lo formalizara por apremios ilegítimos. El problema es que Rivera no llegó a la audiencia en el Tribunal de Collipulli tras argumentar que no recibió la notificación.

La audiencia se reprogramó para hoy y nuevamente Rivera se ausentó. Justo antes del comienzo, el carabinero -quien se mantiene en funciones en Los Ángeles- llamó para decir que la sesión en Collipulli coincidía con otra que debía asistir en el Tribunal de Familia de Los Ángeles.

Tras verificar esta situación, la audiencia se volvió a reprogramar, esta vez para el próximo 21 de diciembre.

“Consideramos que no se justificó con la debida anticipación”, aseguró a El Desconcierto Sergio Millamán, abogado de la familia Hernández Huentecol. Por eso, solicitaron que se emitiera una orden de detención contra Rivera, cuestión que fue rechazada por el tribunal.

El Ministerio Público formalizará a Rivera por apremios ilegítimos, con lo que arriesga una pena de hasta 10 años de prisión efectiva. Sin embargo, la familia espera que se le juzgue por homicidio frustrado.