A través de una investigación inclinada a realizar recomendaciones para programas de educación sobre VIH para estudiantes universitarios, la Fundación Chile Positivo lideró un estudio aplicado a 500 jóvenes de Santiago, todos mayores de 18 años, para identificar conductas sexuales de riesgo y conocimiento frente al virus.

Los resultados evidenciaron que los universitarios mantienen conductas sexuales riesgosas, como mantener un alto número de parejas sexuales o la confianza exagerada en “la pareja estable”. Según el Ministerio de Salud, el contagio de la enfermedad creció en un 66% entre los años 2010 y 2016, pasando de 2.900 a 4.900 casos anuales. Además, el incremento se concentra especialmente entre los hombres de 20 y 29 años.

Al respecto, el ingeniero y presidente de la fundación, Carlos Lobos, explicó a La Tercera que los jóvenes prefieren no usa condón “aunque saben que es fundamental para la prevención de la infección”. A su juicio, no lo utilizan porque tienen una baja percepción del riesgo al que se exponen y lo asocian más a una forma de protección contra el embarazo no deseado.

De hecho, cuando se trata de relaciones sexuales con una pareja estable, solo el 19% de los universitarios reconoció usarlo siempre, mientras que la cifra aumenta al 47% si se trata de una pareja casual.

La investigación reveló que un 21% de los encuestados ha tenido más de cuatro parejas sexuales en los últimos 12 meses y el 73% entre una y tres. Sin embargo, uno de los hallazgos más sorpresivos es que el 10% de quienes participaron del estudio cree que una picada de mosquito puede transmitir el virus. 

“Las personas que eran adultas en los años 80 quedaron con muchos mitos como este. Lo raro es que esas ideas permanezcan hoy entre los más jóvenes. Como se habla poco del tema, es difícil aclararlo si no preguntan”, señaló el presidente de Chile Positivo.

Los especialistas aseguran que los prejuicios y mitos ayudan a construir la baja percepción de riesgo en los jóvenes. Por ello, Lobos recalcó que las universidades deberían generar cursos sobre sexualidad y transmisión de VIH, con un enfoque social y no solo médico.

Por su parte, el inmunólogo y director del Centro de VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Alejandro Afani, señaló que “todos los días vemos jóvenes que no se protegen. Hay una disociación entre los conocimientos que tienen y las prácticas que realizan”.