Es una de las grandes revelaciones del cine chileno. Con tan solo 23 años, Andrew Bargsted no sólo ha tenido el rol principal en dos de las películas más aclamadas del último tiempo en nuestro país (“Nunca vas a estar solo” de Alex Anwandter y “Mala junta” de Claudia Huaiquimilla), sino que además participó en una versión teatral de “El acorazado Potemkin” y hoy está en la pantalla chica por partida doble: en la teleserie de TVN “Wena profe” y en la serie de Andrés Wood “Ramona”.

Invitado al penúltimo capítulo de la primera temporada de Mi Realidad, el actor repasó los tópicos de sus papeles en todos sus proyectos, ahondando particularmente en las cintas de Anwandter y Huaiquimilla.

Sobre “Nunca vas a estar solo”, Bargsted señaló que la construcción de Pablo, el personaje inspirado en la historia de Daniel Zamudio, buscaba alejar la victimización y celebrar su libertad y la seguridad sobre su identidad. ‘Él no tiene problemas con quién es, el problema era al enfrentarse la sociedad”, dice. Del mismo modo, se refiere a la crisis que existe en la relación padre-hijo, la cual queda manifiesta en el film. “Hablar de la figura del padre es muy contingente porque representa como funciona la sociedad: el padre que no habla o el que es simplemente sostenedor de la familia”, reflexiona.

En cuanto a “Mala junta”, el actor recuerda cómo fue ponerse en los zapatos del “Tano”, un joven que sale del Sename y encuentra en un niño mapuche a alguien que ve como un espejo, pese a ser diametralmente diferentes entre ellos. “Son dos personas de distintos mundos que están viviendo una situación parecida, se miran y se encuentran casi como iguales, a pesar de que son súper distintos”, cuenta.

Por último, Andrew habla sobre qué personajes le gustaría desarrollar a futuro. “Me gustaría ser un hijo de una familia que ascendió socialmente y que de un momento a otro ascendió socialmente, que de un momento a otro tuvo mucho dinero y que intenta por todos los medios pertenecer a esta clase social y mostrar ese arribismo chileno y esas máscaras que uno y la sociedad tienen, y que genera situaciones muy conflictivas. Me gustaría entrar en esa oscuridad, en esa cosa media aspiracional de la que no se habla tanto”, sincera.

Mira el video acá: