Ya estamos en la recta final.

Anoche, con sendos eventos en el centro de Santiago, Sebastián Piñera y Alejandro Guillier dieron el punto final a sus campañas presidenciales. Ahora, solo queda la definición del próximo domingo 17 de diciembre en las urnas.

El senador por Antofagasta realizó la actividad en el Paseo Bulnes, donde 30 mil personas repletaron todo el camino que hay entre la Alameda -de frente al Palacio de La Moneda- hasta el Parque Almagro, donde estaba dispuesto el escenario.

Guillier llegó a la cita antecedido por los apoyos del popular José “Pepe” Mujica, el ex presidente uruguayo que llegó al país expresamente para ser parte de la parte final de la campaña del senador. Además, en los últimos días recibió el apoyo explícito de los dirigentes del Frente Amplio que faltaban por apoyarlo, como los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson.

Sin embargo, el único frenteamplista que llegó al cierre fue el sociólogo Alberto Mayol, ex carta presidencial del bloque. “Pondré mi cuerpo allí donde puse mis palabras”, explicó, asegurando que si votaba Guillier lo natural era asistir al acto.

Apenas llegado, Mayol fue abordado por figuras de la Nueva Mayoría como Guillermo Tellier (PC), el alcalde de Independencia Gonzalo Durán (PS), el alcalde de Pedro Aguirre Cerda Juan Rozas y por la ex ministra Helia Molina, quienes dejaron registro en sus redes sociales del encuentro con el ex candidato.

En su discurso que duró cerca de 40 minutos, el candidato oficialista endureció el discurso contra Piñera y apeló a asistir a votar este domingo. “No ir a votar es permitir que gane la derecha conservadora que quiere volver atrás, no votar es entregarles el triunfo a los poderosos que no van a gobernar para la gente. Van a a gobernar para la industria pesquera, para los grandes bancos, para las grandes cadenas de farmacias”, aseguró.

“Aquí se inició un camino, nos toca tomar el relevo. Michelle Bachelet comenzó el camino, nosotros tenemos que consolidar ese camino. Avanzar en nuevos temas, en nuevos desafíos, nuevas demandas”, agregó el senador.

“No a Sebastián Piñera, él tuvo su oportunidad, él es el pasado, es más de lo mismo, es las promesas incumplidas, es la letra chica, es la verdad a medias, es el mar de Chile entregado a siete familias, es ministros de Estado enfrentando a los tribunales, es un país espurio, es un país donde se alteran las estadísticas de empleo para mostrar eficiencia, que se borran los enfermos de listas de espera para mostrar resultados falsos, no queremos más mentiras en Chile, no queremos más corrupción en Chile”, finalizó el candidato.

El perdón de Piñera

La carta de Chile Vamos, en tanto, optó por el Teatro Caupolicán para su cierre de campaña, a pocos metros de donde se realizaba el acto de la Nueva Mayoría.

La coalición de derecha repletó el Teatro de la calle San Diego, donde unas 5 mil personas bailaron al ritmo del hit de campaña de los “Tiempos Mejores”.

“En qué consisten los tiempos mejores: En iniciar un nuevo y mejor trato con nuestra clase media, nuestros adultos mayores, nuestros niños, nuestros discapacitados, nuestro mundo rural y nuestras regiones”, dijo Piñera en su discurso.

“Vamos a fortalecer el alma y los valores de la sociedad chilena: El valor y la dignidad de la vida humana. El valor de la familia El valor de la libertad, la justicia, el progreso y la solidaridad. Con el aporte de todos y una justa distribución de los beneficios, vamos a transformar a Chile”, continuó.

“Hemos aprendido que los chilenos queremos cambios profundos, pero queremos cambios bien hechos basados en el diálogo y los acuerdos y no en la confrontación ni mucho menos la retroexcavadora. Hemos aprendido que Chile necesita superar este clima de frustración y estancamiento”, aseguró el ex presidente, quien también agradeció la contribución en la campaña que tuvieron los ex candidato Felipe Kast, José Antonio Kast y Manuel José Ossandón.

Eso sí, lo más llamativo del discurso terminó siendo el cierre, cuando sorpresivamente Piñera pidió perdón por los errores cometidos. “Quiero terminar estas palabras pidiendo perdón y agradeciendo a mis compatriotas. Perdón por los errores que, sin duda, hemos cometido. Aunque hoy siento que tenemos un mejor programa, mejores equipos y estamos mejor preparados para gobernar bien para todos los chilenos”, afirmó.