Desazón total en el comando de Alejandro Guillier. Con casi la mitad de los votos escrutados, la distancia entre el candidato de Chile Vamos y el abanderado de Nueva Mayoría es de un 54% contra un 46%.

Ante ello, la primera en salir a dar declaraciones fue la senadora Isabel Allende, quien ante los resultados preliminares que ya se ven irremontables, señaló que “a mí por lo menos me pilla muy de sorpresa, porque siempre dije que el que ganaba ganaba de manera muy estrecha. Había posibilidades de perder, pero nunca esperé que fuera por tanto”.

Uno de los factores que resultaron decisivo fue la baja participación, un factor que Allende relevó: “siempre se dijo que la derecha tenia mas capacidad de movilizar su gente. A nuestra gente le cuesta mas, entre otras cosas, porque porque el transporte publico no siempre está asegurado. Hoy en la mañana me alegaba una señora que practicamente en Valparaíso no había colectivo, muy poco transporte publico, cuesta mucho, efectivamente. Es lamentable, pero probablemente sea una factor.

Consultada sobre el hecho que Bachelet le deba entregar una vez más la banda presidencial a Piñera, la hija de Salvado Allende apuntó que así es la democracia y que “hubiese ganado uno u otro se le entrega la banda igual. Obviamente nosotros estábamos por Guillier y quisiéramos que la presidenta Bachelet no le tocara entregar la banda a Piñera”.

Pese a que aún se aferra al cómputo final, Allende finalmente reconoce que su conglomerado será oposición y que defenderán las banderas progesistas que levantaron durante su gobierno. “Estoy dolida”, finalizó.