La justicia de Estados Unidos desestimó los cargos por crímenes de odio que presentaron una serie de organizaciones en defensa de los derechos civiles contra la ex estudiante universitaria Brianna Brochu, de 18 años, quien es acusada de manchar con fluidos corporales las pertenencias de su compañera de cuarto, Chennel “Jazzy” Rowe. 

En su lugar, se levantaron cargos en su contra por conducta criminal y la joven fue expulsada de la Universidad de Hatford, en Connecticut, luego de que en octubre pasado, la joven escribió en su cuenta de Instagram: “Después de un mes y medio escupiendo en su aceite de coco, colocando almejas mohosas en sus lociones, frotando tampones usados ​​en su mochila, colocando sus cepillos de dientes en lugares donde el sol no brilla, y mucho más, finalmente puedo decir adiós a la Barbie jamaicana “, dijo en la publicación, mientras se mudaba, y que luego fue eliminada. Brochu es blanca, mientras que Rowe es negra.

En un video publicado a través de su cuenta de Facebook, Rowe aseguró que lo anterior le ayudó a entender por qué había estado enferma a principios de año, sufriendo de un dolor de garganta extremo que le dificultaba dormir o hablar. También contó que la relación entre ambas había sido tensa desde el comienzo

Debido a lo anterior, la policía la había acusado en un principio por violación de la paz y travesura criminal. Sin embargo, Brochu se declaró inocente y solicitó un juicio con jurado, y el caso será retomado el 29 de enero.

Brochu afirmó que puso el tampón usado en la mochila de Rowe y lamió su plato, tenedor y cuchara, pero negó haber hecho otra cosa, y aseguró que mintió en la publicación de Instagram en un intento de “parecer graciosa”.

También dijo que sus acciones fueron en represalia por el “comportamiento grosero” de Rowe quien publicó videos de su compañera mientras dormía y se burlaba de sus ronquidos.