La agresión que vivió el 17 de enero fue la gota que rebasó el vaso y que hizo que saliera a la luz pública un nuevo caso de violencia de género: Diana Vidal, entonces esposa de Mario Gierke, alcalde de la comuna de Cabrero, presentó una denuncia contra éste por violencia intrafamiliar, en la que dio cuenta de que sus seis años de relación estuvieron marcados por abusos y maltratos tanto físicos como psicológicos.

En noviembre pasado la resolución judicial fue desalentadora: el Juzgado de Garantía de Cabrero decidió absolver a Gierke de la acusación de lesiones menos graves, y su defensa celebró recalcando que Vidal no contaba con pruebas del hecho. Sin embargo, un nuevo proceso ahora en la justicia militar pone en entredicho tal supuesto, ya que actualmente la Fiscalía Militar de Los Ángeles se encuentra investigando posibles irregularidades en el proceder de Carabineros cuando la víctima denunció su caso.

La causa ya se encuentra en curso, y cuenta con la declaración de Vidal, quien este lunes acusó que la noche del 17 de enero, funcionarios policiales de Cabrero dilataron el procedimiento, no registraron su relato tal como lo denunciaba en el acta, intentaron convencerla de que no continuara en el proceso contra el alcalde e incluso la trasladaron en el mismo vehículo que su agresor a constatar lesiones.

Parte de lo anterior quedó registrado en audios que Vidal grabó al momento de la denuncia y que fueron publicados por Resumen, donde se escucha que el funcionario Jhon Miranda hostigó reiteradamente a la víctima, puso en cuestión su relato y lesiones, e incluso la amenazó con denunciarla a ella, cuando la mujer le reclamó que no estaban registrando de forma íntegra su relato en el acta. “¿Acaso tienen que verme sin ojos”, replicó ella.

Actualmente se está llevando en curso una investigación interna en Carabineros, que instruyó la Cámara de Diputados luego de que Diana Vidal enviara una carta al general director de la institución, Bruno Villalobos.