Siguen las repercusiones por los dichos de el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, quien reconoció la manipulación de datos del ranking de competitividad que hizo caer a nuestro país en la medición durante la administración de Michelle Bachelet.

El supuesto responsable de esta maniobra es el economista Augusto López-Claros, quien fue director de Indicadores Globales y Análisis del Banco Mundial, el departamento responsable del informe “Doing Business” que establece el ranking de competitividad empresarial.

López-Claros tiene vínculos con el ex ministro secretario general de la Presidencia de Sebastián Piñera, Cristián Larroulet y también con la Universidad del Desarrollo. De hecho, en la foto aparece posando junto al ex secretario de Estado.

Durante 2014, el economista presentó el estudio “Women, Business and the Law 2014, Removing Restrictions to Enhance Gender Equality”, realizado por el Banco Mundial, en la UDD, tal como consigna en el sitio web de la casa de estudios.