La directora ejecutiva de Oxfam Internacional aseguró estar desconsolada tras el escándalo sexual que fue descubierto en Haití, luego de que The Times denunciara en un reportaje que algunos de los trabajadores contrataron prostitutas para realizar orgías en dependencias  de la organización. 

Los involucrados de Oxfam, unas de las organizaciones más grandes del país, se encontraban en una misión para ayudar a las víctimas del terremoto de 2010.

El destape del caso ha llevado al Gobierno británico a amenazarlos con terminar con el financiamiento destinado a instituciones benéficas. De hecho, la información fue confirmada por la ministra de Cooperación del Reino Unido, quien señaló que recortará los fondos de asistencia para cualquier institución que no cumpla con una nueva revisión de obras de caridad en el extranjero.

En este escenario, Winnie Byanyima, quien se desempeña como directora ejecutiva desde 2013, señaló que “me siento profundamente, profundamente dolida (…) Lo que sucedió en Haití fue que unos pocos hombres privilegiados abusaron de las mismas personas que se suponía que debían proteger, usando el poder que tenían de Oxfam para abusar de mujeres sin poder. Me rompe el corazón”.

En 2011, Oxfam recibió 1.7 millones de euros de financiamiento europeo. Tras el escándalo, informaron que cuatro empleados fueron expulsados y otros tres renunciaron antes de que se terminara la investigación.

“Esperamos que Oxfam aclare por completo estas alegaciones con máxima transparencia y con urgencia. Estamos preparados para revisar y, si es necesario, retirar financiación a cualquier socio que no cumpla los elevados estándares éticos necesarios”, consignó Maja Kocijanci, vocera de la Comisión Europea.