Ser visible es una decisión política. También romántica. Al ser visible siento que genero educación en cada momento. A la vez, me despreocupo del ‘qué dirán’ y disfruto plenamente los ratos que paso con mi novia. Como lo hace cualquier pareja cuando sale de su casa.

Muchas familias hoy en día toleran, respetan y hasta sienten orgullo de sus familiares homosexuales. Sin embargo, les ‘recomiendan’ ser discretos.

“No es necesario andar con un cartel o que andes diciéndole a todo el mundo que eres lesbiana”. Lo escucho harto. Me lo dice gente de todas las edades. Hasta lesbianas.

Los argumentos para quitarme la libertad de besar a mi polola en la calle son muchos. Válidos para mucha gente. No para mi. ¿Has salido con tu pareja preocupándote que no se note lo son? No una relación oculta, una relación ‘oficial’.

Vives bajo el mismo techo, las familias se conocen. De la puerta para adentro. Puertas afuera no, que no parezcan pareja. Raro. Es lo que nos piden cuando ‘recomiendan’ ser discretas.

Lesbiana y abstemia, lo tengo que explicar

Cuando las cosas se salen de la norma, hay que explicarlas. ¿Por qué no tomas? Es una duda que respondo en cada evento social desde que dejé el alcohol. Hace mucho tiempo.

Alguien alguna vez les ha preguntado: ¿Por qué tomas? (progenitores no cuentan) Imagino que no. No tiene que ver con que sea mejor o peor; de hecho es más sano no hacerlo. Peor es cuando escuchan mi respuesta y no hay un evento traumático, ni un dramón familiar tras mis razones de no beber. Simplemente no lo hago.

He conversado con otros abstemios y les pasa lo mismo. Al parecer simplemente somos menos comunes que los bebedores. Es socialmente raro, la gente suele necesitar una explicación. ¿Será que tendré que ir por la vida siendo más discreta con esto también?

En general la gente asume que todos somos heterosexuales, lo mismo pasa con el alcohol. Más de una vez me toca explicar que mi pareja es mujer. A veces hablo directamente de ‘mi polola’, así me evito el repetido dialogo de “… con mi pareja”, “ah y él que hace?”, “no es un el es una ella (aquí las reacciones varían)…”

Tener que ir explicando por ahí que soy lesbiana me aleja mucho de lograr esa discreción que tantos prefieren. Pero ya llegará el día en que el tema de con quien vivo mi vida de pareja deje de ser tema. Por ahora seguiré dando explicaciones, educando con mi insolencia y dejando la discreción para quienes prefieran vivir sin molestar, ni educar, a quienes las rodean.