A través de Facebook, una joven relató un desagradable episodio de acoso sexual al interior del recorrido 404 del Transantiago durante la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

“Hoy en el día de la mujer viví una situación que no había vivido antes, que inevitablemente me hace pensar en todas esas niñas/mujeres que han vivido algo similar”, comenzó la joven en su post en redes sociales.

Venía de regreso de la universidad, con destino a Maipú, cuando se subió a la máquina un hombre que se ubicó frente a ella y la miró varias veces.

“Avanzamos en el trayecto y comencé a sentir que me miraba fijo por tiempos prologados y cada vez que se subía gente se apegaba a la parte de “la cuncuna” (micro larga del Transantiago). La gente que me conoce sabe que soy muy frontal, que me gusta alegar, pelear y todo eso, pero hoy la verdad esta situación salió de mis límites y no fui capaz de decir nada”, detalló.

Unos minutos después, la joven percibió movimientos extraños en el sujeto: “Decidí mirar fijo a la ventana porque de verdad era muy incómoda la situación, hasta que decidí mirarlo para decirle algo y me di cuenta que sus movimientos extraños iban dirigidos a su aparto reproductor (para que no me eliminen el post de nuevo), el cual iba totalmente fuera del cierre”.

La joven aseguró que decidió compartir su experiencia para que la gente que transita por el sector tenga cuidado, sobre todo “las niñas y las mujeres, este viejo no tiene pudor alguno y definitivamente sus gestos asquerosos y su mirada depravada me hizo llegar llorando a mi casa”, cerró.

Tras su publicación, recibió varias notificaciones de Facebook advirtiéndole sobre un posible cierre de su cuenta, por infringir las normas de la red social.