El pasado domingo, se realizaron las elecciones legislativas en que Colombia eligió a su nuevo Congreso, y además, definió a quienes serán los próximos candidatos presidenciales, que competirán el próximo 27 de mayo para suceder al actual mandatario, Juan Manuel Santos.

Uno de los principales resultados que arrojaron los comicios es que el Congreso podría quedar bajo el control de la derecha que se mostró como férrea opositora al acuerdo de paz con la FARC: se trata del partido Centro Democrático, fundado por el ex presidente colombiano de derecha Álvaro Uribe, quese convirtió en la primera fuerza política, al ser el movimiento con más senadores y el segundo con más representantes a la Cámara. Con el 94,08 % de los votos al Senado escrutados, el Centro Democrático obtenía el 16,56 % de los sufragios, lo que le garantiza 19 senadores.

Del mismo modo, Uribe, que competía para ser reelegido como senador lo consiguió con más de 860.000 votos, lo que lo convierte en el más votado de la historia del país para este cargo. Detrás del Centro Democrático quedaron también los derechistas Cambio Radical, con 16 senadores; el Partido Conservador, con 15; el Partido Liberal, con 14, y el Partido de la U, del presidente Juan Manuel Santos, con 14.

En tanto, uno de los resultados más llamativos fue la votación que obtuvo la Alianza Verde, que consiguió 10 senadores, el doble de los que tiene actualmente, mientras que por la izquierda los resultados fueron desalentadores: Polo Democrático Alternativo (PDA),conservó a sus cinco senadores, y la coalición Lista de la Decencia, alcanzó a cuatro.

Una de las novedades de estos comicios fue la participación del partido de la FARC, que nació tras el acuerdo de paz y desmovilización de la guerrilla, que no logró convocar grandes apoyos y  consiguió 49.170 votos (0,34%) para el Senado. De este modo, no logró ningún escaño además de los 10 que tiene garantizados en virtud de los acuerdos de paz

En las elecciones, además, Colombia enfrentó uno de sus males crónicos durante los últimos años: la abstención. Al igual que en los recientes procesos, la tendencia rondó el 60% de la población, y fueron algo más de 17 millones de electores los que fueron a las urnas (menos de la mitad del censo).

Iván Duque y Gustavo Petro se enfrentarán por la presidencia

El domingo pasado las principales tendencias definieron, a través de consultas interpartidistas, a los candidatos que competirán en mayo próximo. Así, los resultados muestran la vigencia que mantiene el uribismo dentro de la derecha, y que impulsará al candidato Iván Duque, quien consiguió más de 4 millones de votos, cuenta con una amplia base electoral, aliados con votación propia y además, la importante presencia en el Congreso obtenida.

Por el otro lado, se confirmó al ex alcalde de Bogotá y ex guerrillero Gustavo Petro como su contrincante, con 85% de los votos de la izquierda (3 millones). Así, Petro es el candidato de la izquierda con mayores expectativas en largo tiempo y en un país históricamente gobernado por la derecha.

En ese contexto, el rol que jugará el centro político será fundamental, ya que –según han explicado analistas políticos de ese país–, solo una alianza entre alguna con este sector evitará que las elecciones se conviertan en una disputa polarizada, o bien levantar una candidatura propia, y en ese caso, quien suena con más fuerza es el ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo.

El centro debería decidirse pronto ya que, si bien quedan once semanas para los comicios, el tiempo es menor ya que el plazo final para inscribir las candidaturas es el 16 de marzo.