Este lunes el diputado Gabriel Boric (Movimiento Autonomista) y la diputada Natalia Castillo (Revolución Democrática), participarán en la mesa de diálogo sobre Infancia convocada por el gobierno, a fin de abordar los desafíos en la materia.

“Comprendemos la urgencia que tiene la agenda de infancia en el país y es por eso que desde el Movimiento Autonomista hemos decidido participar de la primera reunión de la mesa de infancia”, señaló la secretaria general del partido, Constanza Schönhaut.

Así también, a juicio del líder de RD, Rodrigo Echecopar, “estos espacios requieren voluntad de diálogo concreta y no la aplanadora que hemos visto en los últimos días”.

En un comunicado, ambas colectividades aseguran que durante el almuerzo de este lunes, “los diputados escucharán la propuesta de la mesa y evaluarán las condiciones para llegar a un verdadero acuerdo político, resguardando que se integren a los actores sociales, se respete el proceso legislativo y se muestre voluntad para reformar los espacios que siguen maniatando la democracia”.

Sin embargo, la invitación de La Moneda provocó varias críticas al interior de la coalición de izquierda que acusó al gobierno de intentar “dividir” a la coalición. El diputado Giorgio Jackson (RD) señaló en el programa de TVN Estado Nacional que pese a que es partidario de participar se pregunta “por qué invitan a unos y no a otros” y ejemplificó: “Pamela Jiles es presidenta de la Comisión de Familia y no la están invitando. ¿Por qué no se la invita? Entonces, cuando se intenta dividir así, legítimamente, como coalición nos preguntamos, bueno, ¿esto tiene como finalidad sumar nuestro punto de vista o más bien intentar tensionarnos internamente?”.

Ante la exclusión de Jiles, el Partido Humanista (PH) llamó este domingo a que “ningún representante del Frente Amplio” se haga parte de las comisiones pre-legislativas,”hasta no haber decidido, como coalición política, cual será nuestra respuesta conjunta”.

Para los humanistas, la decisión sobre este tema “tiene una importancia política estratégica y amerita una respuesta de nuestra parte debidamente intercambiada y acordada”. Según ellos, ante estas decisiones no pueden darse “respuestas unilaterales, tanto por parte de alguna de las orgánicas que componen el Frente Amplio y, menos aún, personales por parte de cualquiera de nuestros parlamentarios”.

“Piñera sabe que yo no estoy disponible para traicionar a los niños del Sename ni a la ciudadanía. Yo no me hago parte de prácticas antidemocráticas, parlamentarios seleccionados a dedo, comisiones ‘prelegislativas’ al estilo del almirante Merino ni una nueva cocina de la élite, esa misma que dijimos repudiar preguntándonos: ¿Para qué está el Congreso entonces?”, rebatió Pamela Jiles este domingo.

La propuesta de La Moneda provocó diferencias al interior del conglomerado ya quese enfrentan a los costos políticos de participar de una comisión -fuera del Congreso Nacional- impulsada por un gobierno de derecha.

Por su parte, el partido Poder Ciudadano también criticó este domingo “la forma en la que el gobierno busca conseguir los apoyos para el paquete legislativo que presentará en estos días”. La presidenta del partido, Karina Oliva, insistió que “la derecha no entiende que el Frente Amplio no es la Nueva Mayoría” y destacó que “las y los diputados, responden a un colectivo que es el Frente Amplio, responden a una mesa política y no a sus particularidades individuales”.