El sacerdote Cristián Precht es indicado como uno de los responsables de los abusos sexuales contra menores ocurridos en establecimientos educaciones de la Congregación de los Hermanos Maristas.

Luego de que su nombre apareciera en la querella interpuesta por un grupo de víctimas de abusos contra los religiosos de la orden, el sacerdote negó estar involucrado en los vejámenes hacia los estudiantes: “En distintos medios de comunicación mi nombre ha aparecido reiteradamente relacionado con graves acusaciones que pesan sobre algunos hermanos Maristas. Niego absolutamente haber participado, en alguna forma, en los hechos que calumniosamente se me imputan”, señaló.

En una carta enviada a La Tercera, el religioso manifestó que “defenderé mi honra personal y ministerial por todos los medios a mi alcance y en toda instancia que aparezca vulnerada”.

El ex vicario de la Solidaridad explicó que el abogado Luciano Fouillioux comenzará a representarlo en adelante y aclaró que con él estudiará los recursos previstos en la ley.

En diciembre del año pasado, Precht cumplió una condena de cinco años de suspensión del ejercicio público del sacerdocio por “conductas abusivas con menores y mayores de edad”, como resolvió la investigación realizada por el Vaticano.

Hace casi un mes, los ex alumnos del Instituto Alonso de Ercilla, Jaime Concha y Jorge Franco, acusaron la participación del sacerdote en la red de abusos de la Congregación de los Hermanos Maristas.

Al respecto, Concha relató que durante una confesión, el religioso comenzó a realizarle tocaciones y a intentar besarlo y masturbarlo: “Cristian Precht acaba de terminar su suspensión, pero él no puede volver a estar con contacto con niños, ni con adultos”, sentenció.