Tras la decisión de la Corte de Apelaciones de La Corte de Apelaciones de Santiago de pedir la restitución del ex director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Branislav Marelic, su sucesora, Consuelo Contreras, decidió presentar el próximo lunes una apelación que estará patrocinada por el ex contralor, Ramiro Mendoza.

El abogado, profesor de derecho administrativo y experto en órganos colegiados, indicó que se recurrirá en contra de la decisión y que cree que la sentencia “entra a una discusión donde no ha ponderado los argumentos del instituto”.

Según él, “el instituto en ningún caso ha dicho que quiere excluirse del control judicial. Lo que ha dicho es que tiene una cierta autonomía en decidir las reglas de gobernanza que dicen relación con la ocupación de la función directiva del instituto”. Y agregó: “El señor Marelic sigue siendo consejero y se le recibe con todo cariño como tal. Pero sí puede el consejo remover al presidente, que es un par más”.

Mendoza también sostuvo que “en la mayoría de los organismos, el director no es un miembro del consejo, es alguien que se nombra a través de una regla concursal. Aquí [en el INDH] es un miembro del consejo”, destacando el carácter  especial del organismo. Y concluyó: “Es como si a un presidente de curso no lo pudieran remover los compañeros“.