El 27 de marzo se cumplió un año de la muerte de Ximena Cortés, joven madre que fue encontrada con graves heridas en la base de la Fuerza Aérea de cerro Moreno, quien posteriormente falleció en el hospital de Antofagasta. Una muerte que permanece rodeada de extrañas circunstancias aún por esclarecer.

Pese a que en un primer momento fue calificada como un suicidio, su familia y cercanos denuncian que se trata de un asesinato y exigen justicia.

Este jueves, la madre de Ximena, Ruth Rojas Flores, acompañada por otros familiares, amigos y organizaciones sociales, encabezó una manifestación pacífica en el frontis de la Policía de Investigaciones (PDI) de la ciudad para reclamar que se agilicen las investigaciones de la Fiscalía, que actualmente están en manos de la PDI

Tras entregar una carta en las dependencias policiales, las manifestantes acudieron a la Intendencia, en donde también se entregó una misiva dirigida al jefe regional.

“Ximena fue brutalmente golpeada y mutilada en marzo del año pasado al interior de la base aérea de Cerro Moreno, lo que posteriormente le causaría la muerte (…) En un principio se intentó hacer pasar este caso por un suicidio, no obstante la veracidad de los múltiples golpes, contusiones y cortes que presentaba el cuerpo de mi hija, lo hace atribuible a terceras personas”, señala Ruth Rojas en la carta.

“La base aérea es un recinto militar, en donde no cualquier persona puede entrar o tener acceso con facilidad. Lo más curioso es que el esposo jamás ha sido sindicado como sospechoso. Peor aún, la PDI nos quiere convencer de que mi hija se suicidó”, agrega.

La madre también se refiere a los peritajes realizados, que darían cuenta de que Ximena presentaba cortes en ambos brazos y en el cuello, golpes anteriores y recientes, incluyendo rotura del hueso hioides, costillas rotas, fractura de cadera, rotura del mediastino, un golpe en la base del cráneo, entre otras lesiones graves que le provocaron la muerte. “Sin embargo, con todos estos antecedentes, el Servicio Médico Legal afirma que las heridas fueron auto inferidas”, afirma la madre de Ximena.

Familiares de la víctima insisten en la tesis del asesinato y denuncian la existencia de redes de protección, por lo que exigen a la policía y a las autoridades investigar a fondo lo ocurrido para hacer justicia. “Mi hija fue asesinada en marzo del año pasado, la querella recién se presentó en abril, orden de investigar recién en junio y en julio y agosto recién se hicieron algunas diligencias. Pero acá ha habido muchas trabas, muchas cosas confusas”, denunció Ruth Rojas.