Fue el 7 de mayo del 2013 cuando los senadores Lily Pérez, Ximena Rincón, Camilo Escalona, Ricardo Lagos Weber y Juan Pablo Letelier ingresaron al Congreso el proyecto de Ley de Identidad de Género.

En más de cinco años, la iniciativa ha pasado por todas las trabas burocráticas del Congreso, recibiendo incluso más de 200 indicaciones a su texto.

Según un análisis de La Tercera, las propuestas de cambio a la ley se dispararon en la medida que fue avanzando en su tramitación en el Congreso.  Hasta el 12 de septiembre de 2016, habían 101 indicaciones presentadas. Tres meses después, en noviembre, ya habían 225.

Quien lideró la movida para entrabar la tramitación fue Jacqueline van Rysselberghe, ferviente opositora a la identidad de género. Solo ella ha presentado 28 indicaciones, centradas en poner restricciones y condiciones para que niños y niñas trans no accedan al derecho de cambiar su sexo registral.

Y no es solo eso. La presidenta de la UDI, siendo presidenta de la comisión de Derechos Humanos del Senado, intentó trabar la tramitación solicitando informes a la Corte Suprema sobre el proyecto, cuando este ya llevaba 2 años de tramitación. Específicamente, le pidió al máximo tribunal del país revisar los incisos y artículos que mencionaban la prohibición de Tribunales de solicitar informes psicológicos, pisquiátricos o quirúrgicos para acceder a la solicitud de cambio de nombre y sexo registral.

Otra indicación polémica fue del senador Andrés Allamand (RN), quien pidió que un tercero se oponga al cambio de nombre y sexo registral de una persona trans. Esta, sin embargo, se cayó en la votación en la Sala del Senado.

Ximena Gauché, abogada que redactó el proyecto original de 2013, cree que el “debate ha sido muy estrecho, se recurre a argumentos que no tienen respaldo jurídico ni respaldo en otras disciplinas, porque este es un tema que debería motivar un debate relevante”.

La experta en Derecho Internacional cree que el debate “requiere un diálogo multidisciplinario que no se ha hecho de la mejor manera. Más allá de las visiones personales, habría que entender que se está legislando para el país”.

Hoy comienza la tramitación del proyecto de ley en la comisión mixta, después de que el Senado rechazara algunos de los puntos aprobados por la Cámara de Diputados.