A nosotros eso nos parece una expropiacion encubierta porque nos deja sin pan y pedazo“, dijo el martes en la noche el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín (UDI).

El líder comunal está molesto y no lo esconde: hace un año está en un enfrentamiento con su comuna vecina, Vitacura, por un paño que está ubicado en la segunda pero que es propiedad de la primera, y en el que él buscaba construir un conjunto de viviendas sociales. Lo que gatilló sus dichos fue que el municipio liderado por Raúl Torrealba (RN) se opuso a ello y recientemente cambió el uso de suelo del terreno, desde habitacional hacia áreas verdes.

En conversación con Canal 13, el alcalde de Las Condes reconoció que Vitacura está en su derecho de cambiar el uso del suelo pero acusó que se trata de una situación que “es totalmente arbitraria”. Además insistió en que su proyecto era una gran oportunidad y reiteró los cuestionamientos hacia su sector: “Hay que ver si eso de la integración social son palabras o realidades”. 

Los roces entre Lavín y Torrealba han escalado desde que se conoció la determinación, y sus dichos aparecen luego de que la tarde de ayer Torrealba lo tildara de “depredador inmobiliario”.

Finalmente será el gobierno el que hará de intermediario para que ambas partes encuentren sus posturas. Y será el ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg (RN), quien hasta marzo pasado era diputado por esa zona, el que estará en el medio, por lo que citó a ambos alcaldes para para este miércoles antes del mediodía, y su propuesta sería la de dividir en terreno en partes iguales, tanto para uso de áreas verdes y como para viviendas.