Un 96% de aumento en apenas siete años, una tasa de mortalidad que dobla el promedio mundial y hasta 50 mil personas que están contagiados y no lo saben.

El VIH/Sida se transformó en uno de los más grandes problemas del país, pero no por casualidad. Los expertos han criticado por años las pobres políticas públicas sobre el tema y prácticamente nula educación sexual en los colegios y liceos.

Y es que durante años, importantes personajes públicos se han negado a todo tipo de medida contra el VIH. Aquí, recopilamos cómo el conservadurismo chileno ha contribuido a la desinformación y rechazado todo tipo de prevención sobre el tema

UDI: No al condón

Corría el año 2004 cuando, a propósito de una campaña contra el Sida, el diario La Nación decidió repartir condones gratuitos a la población. Esto causó el inmediato rechazo de la Unión Demócrata Independiente (UDI).

“Creo que esto parece chacota del Gobierno. Una cosa es entregarle educación sexual a los niños y a los jóvenes, pero otra ya es manosear el tema, chacotear demasiado, porque con este tipo de cosas no contribuimos a enseñar. Al contrario, a lo único que se contribuye es a caricaturizar un tema tan delicado como ese”, aseguró en ese entonces el todavía diputado Patricio Melero.

Para el gremialismo, no se podía enfrentar el tema “sin tomar en cuenta las opciones valóricas y religiosas”.

Un año después, en octubre de 2005, la hoy ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos, y el hoy subsecretario de Hacienda, Julio Dittborn, alzaron la voz contra el condón.

Entonces, el gobierno de Ricardo Lagos inició la séptima campaña nacional de prevención del VIH, política enfocada en el uso de condón. Cubillos y Dittborn, entonces diputados, aseguraron que la campaña estaba destinada al fracaso, que era “mala” y usaba “lenguaje vulgar”.

La solución, según ellos, era apelar a la abstinencia y a la pareja única.

La ministra de Medio Ambiente fue una ferviente opositora a las políticas del uso del condón / Agencia Uno

La TV no los pasa, la Iglesia los rechaza

El pasado domingo, Canal 13 desató toda una polémica con un reportaje titulado “Él me contagió VIH”, que contaba sobre una persona que mantenía relaciones sexuales con personas pese a saber que estaba contagiado.

El reportaje hablaba de la alza del virus, pero no tocaba las políticas públicas del tema ni el uso del condón. Esto generó un rechazo inmediato, pues es difícil olvidar que el mismo Canal 13 se opuso durante años a exhibir las campañas contra el VIH.

En diciembre de 2003 también había campaña del gobierno promoviendo el uso del condón para evitar el contagio del virus, lo que generó el inmediato rechazo de la Iglesia y algunos canales.

Fernando Chomalí, entonces miembro de la Comisión Nacional de Bioética de la Conferencia Episcopal y hoy Arzobispo de Concepción -y uno de los favoritos para suceder a Ricardo Ezzati en Santiago- acusó a la campaña de ser “contradictoria” por “no informar de los riesgos implícitos” del uso del condón.

La solución de la Iglesia era “la virtud de la castidad”.

Fernando Chomalí, hoy Arzobispo de Concepción

Entonces, UCV, Mega y Canal 13 se negaron a exhibir los comerciales de la campaña contra el VIH. “Si algunos canales han decidido no pasar el material, es porque tenían el convencimiento profundo y bien pensado de que esa campaña no iba a ayudar a disminuir las infecciones del VIH”, aseguró Chomalí.

La misma campaña de 2005 que rechazó la UDI, Canal 13 no la exhibió porque encontró muy “vulgar” algunas de las frases de los spots, que decían cosas como “Frente al sexo yo elijo mi postura” y “cuando él se complica con el condón, yo se lo pongo”.

La campaña de 2007 fue distinta a las anteriores. Bajo el slogan “Yo decido, y me cuido siempre”, el entonces primer gobierno de Bachelet aceptó incluir frases que apuntaban a la abstinencia sexual o a la pareja única como forma de evitar el contagio.

Eso sí, también fue la primera vez que una campaña televisiva mostraba explícitamente cómo utilizar un condón.

Nuevamente, la Iglesia se opuso y Canal 13 y Mega decidieron no transmitirla.

Jacqueline van Rysselberghe no quiso repartir condones

En el año 2010, a propósito del terremoto del 27 de febrero, la ONU envió un kit de emergencias para paliar la crisis, que contenía elementos de primera necesidad para ser repartidos entre la población.

Entonces, la intendenta de la región del Biobío era Jacqueline van Rysselberghe, hoy presidenta y senadora de la UDI. Un informe del gobierno de Bachelet dio cuenta que bajo su orden los miles de kits que entregó la ONU fueron abiertos, sacaron los preservativos y se volvieron a sellar.

Los kits consistían en un cepillo de dientes, una pasta, cuatro rollos de confort, un alcohol gel, dos paquetes de toallas higiénicas, 12 condones y un informativo sobre violencia y prevención de embarazos no programados.}

Agencia UNO

La campaña del primer gobierno de Piñera

En 2010 y de la mano del hoy presidente Sebastián Piñera, la derecha llegó al gobierno. Enfrentados a la realidad del VIH, tuvieron que hacer ellos la campaña de prevención, llamada “Quien tiene SIDA”.

Acusada de burda, moralista y homofóbica, apenas se centraba en la fidelidad y mantener una pareja única, sin siquiera mencionar alguna otra medida preventiva, ni siquiera los preservativos.

Mira en El Desconcierto: “Cuídate del SIDA, sé fiel”: La burda campaña del primer gobierno de Piñera que no pudo evitar el aumento del VIH

Alcaldes no quieren condones: Bombitas de agua

También durante el primer gobierno de Piñera, el ministerio de Salud se dispuso a repartir condones en los colegios para prevenir el contagio del VIH.

La idea del Minsal era repartirlos entra jóvenes entre 15 y 19 años que reconozcan ser sexualmente activos. Eso provocó la ira de algunos de los alcaldes de la derecha.

El hoy senador Manuel José Ossandón (RN), entonces alcalde de Puente Alto, aseguró que “los grandes educadores en la sexualidad son los padres y hay muchos padres que no están de acuerdo en que se repartan condones en los colegios”.

Más enfático fue Pablo Zalaquett (UDI), entonces alcalde por Santiago:  “Los alumnos van a terminar haciendo bombitas de agua con los condones. Encuentro que es hasta vulgar repartir estos productos en los colegios”.