El ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami salió al paso luego de que se conociera la decisión del SII de querellarse en su contra por delitos tributarios, específicamente por la facilitación de la documentación tributaria falsa que permitió a la empresa SQM rebajar indebidamente su renta líquida imponible al registrarlas como gasto en su contabilidad.

Lo anterior a raíz de 36 facturas falsas emitidas a SQM Salar y otras dos a SQM, por un total de $420 millones entre los años 2009 y 2014, dineros que habrían sido ocupados para sus campañas presidenciales. Uno de los testimonios claves fue el del propio Patricio Contesse, ex gerente general de la minera no metálica, quien declaró: “Durante el año 2009 don Marco Enríquez Ominami solicitó reunirse conmigo en la empresa, yo lo recibí, y él me solicitó apoyo financiero para su candidatura presidencial del año 2009. Yo accedí a lo solicitado”.

Y el ex candidato eligió su cuenta de Twitter para hacer sus descargos, donde escribió: “Contesse miente. Exijo un juicio para probar mi inocencia. Quiere salvarle el pellejo a sus amigos. Les aseguro que pretenden cerrar el caso y que todos queden libres de polvo y paja. Exijo ir a un juicio”.

“Soy inocente de todo lo que se me acusa y así lo demostraré ante quien corresponda. No he cometido delito tributario alguno ni me he enriquecido indebidamente”, agregó.

Además, arremetió en contra de los fiscales a cargo del caso, a quienes lanzó: “Se equivocan si piensan que acusándome serán percibidos de mejor manera. Querella en mi contra no es más que un chivo expiatorio“.