La “cuña” del Presidente no pasó desapercibida ni fue casual. Si en el gobierno anterior Michelle Bachelet hacía de la gratuidad en la educación su bandera de lucha, Piñera empezó la semana de la primera gran marcha de la educación anunciando la extensión de la gratuidad para la educación técnico-profesional. “La gratuidad en la Educación Superior ha llegado para quedarse, y no habrá lucro en la Educación Superior Universitaria en nuestro país”, dijo.

“Éste es un tema que la sociedad chilena ya discutió y ya zanjó, y también es un compromiso de nuestro Gobierno”, agregó el mandatario en el Palacio de La Moneda.

El proyecto busca ampliar la gratuidad al 70% más vulnerable en los Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales, que representan el 43,5% de la matrícula total en la educación superior.

La inversión, según explicó Piñera, correspondería a $19.527 millones y beneficiaría a 167 mil personas, llegando al 70% de los estudiantes más vulnerables, según explicó el ministro de Educación Gerardo Varela. La propuesta, dijeron desde el gobierno, se ampliaría al 90% en la medida que crezca la economía.

Sin embargo, el detalle de las cifras es un poco distinto al gran anuncio del gobierno. En concreto, el proyecto beneficiaría a 13 mil estudiantes.

Las cifras de Consejo Nacional de Educación dan cuenta que actualmente 154 mil personas estudian en la educación superior técnica con gratuidad. Es decir, el anuncio del gobierno ampliaría el beneficio en solo un 8%.

De hecho, el beneficio fue más amplio los años anteriores, pues el 35,7% de todos los beneficiados de la gratuidad en educación superior pertenecían a la educación técnica en 2017, cifra que se amplió a un 54,2% en este 2018.

Estudiantes y parlamentarios rechazan la medida

Uno de los puntos más criticados de la propuestas es mantener la lógica en que se mueve la educación superior y la gratuidad: A través de “vouchers” que van a instituciones privadas, muchas de ellas con fines de lucro, pues dicha prohibición no existe la para la educación técnica.

“Realmente, cómo vamos a asegurar que los beneficios le lleguen de verdad a las familias más pobres que hoy día están en estas instituciones, si estas son con fines de lucro”, cuestionó la diputada Cristina Girardi (PPD).

“Hoy le estamos pasando la plata de la gratuidad, la plata de todos los chilenos, a esas instituciones para que se llenen los bolsillos”, cuestionó el presidente de la Feuc, Francisco Morales, quien agregó que la marcha convocada para el jueves 19 irá con la misma fuerza de antes.