Durante la mañana de este jueves, el senador Francisco Huenchumilla (DC) se refirió a algunos de los asuntos que han afectado a la región de La Araucanía recientemente, como los dos atentados de quema de camiones en Vilcún y el envío de 100 carabineros y 38 vehículos especiales a la zona como refuerzo desde el gobierno.

En conversación con Radio Duna, Huenchumilla señaló que no cree que los atentados indiquen que la situación se haya agravado ni ve “un cambio respecto a lo que ya venido pasando en los últimos años”, y afirmó que lamenta que “no podamos resolver los problemas de violencia que tenemos en una región”.

Y con respecto a las medidas implementadas por el gobierno, señaló que “si pasan de tres mil a tres mil cien Carabineros a lo mejor hagan la diferencia, pero yo no creo”.

El ex intendente de la región durante la administración de Bachelet también se refirió a la condición crítica en que se encuentra el machi Celestino Córdova –cumple una pena de 18 años por el caso Luchsinger Mackay–, quien lleva 96 días en huelga de hambre luego de que el gobierno le negara una salida temporal por 48 horas para asistir a la ceremonia de renovación de su rewe (altar sagrado), dado su carácter de autoridad ancestral.

Huenchumilla afirmó que no comprende “la dificultad para llegar a un acuerdo”. “El mundo político tiene que entender que Celestino Córdova está condenado pero es una autoridad religiosa. De acuerdo a la religiosidad ancestral mapuche, y por lo tanto en su condición de machi necesita hacer esta ceremonia ritual del cambio de rehue. Entonces si la salida es de 48 horas, yo no veo la dificultad”.

“Con buena voluntad es posible buscar una salida, porque yo he visto que algunas personas condenadas en Punta Peuco se les ha autorizado visitar a familiares”, finalizó.