El presidente, Sebastián Piñera, dio pie atrás y anunció, a través de una declaración pública, que no nombrará a su hermano, Pablo Piñera, en el cargo de embajador de Chile en Argentina.

A pesar de que en los últimos días tanto el mandatario como su ministro del Interior, Andrés Chadwick, defendieron a Pablo Piñera, no pudieron soportar las críticas que comenzaron a surgir incluso desde partidos oficialistas.

En un comienzo Piñera decidió congelar el nombramiento mientras se esperaba la resolución de la Contraloría, con el fin de tener un respaldo frente a las acusaciones de nepotismo. Sin embargo, estimó que era necesario tomar una decisión rápida debido a que los tiempos del órgano contralor son muy extensos.

Según consigna Bío Bío Chile, Piñera sostuvo que “es mi convencimiento que, en el mejor interés de Chile, el nombramiento del embajador de Chile en Argentina es urgente y no es compatible con los tiempos estimados e informados por la Contraloría (en torno a 6 meses) para pronunciarse sobre dicho requerimiento”.

“En consecuencia, me he reunido hoy con mi hermano Pablo para comunicarle que he desistido de dicho nombramiento”, agregó.

A pesar de esto, insistió en que en el nombramiento de su hermano no había ningún acto de nepotismo.”Su nombramiento no obedecía al hecho de ser mi hermano ni a ningún interés particular, sino sólo a un legítimo interés público”, concluyó.