Al menos 38 personas murieron y otras 60 resultaron heridas por el lanzamiento de proyectiles a una base militar en la provincia siria de Hama (centro), donde permanecían tropas iraníes, según informó este lunes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Entre las bajas hay 4 efectivos de nacionalidad siria y el resto son iraníes y de países árabes.

El ataque se registró este domingo por la noche en la base de la brigada 47, en una zona rural del sur de Hama, un destacamento de las fuerzas gubernamentales liderado por tropas iraníes. Los proyectiles han impactado en el arsenal de la base, donde se almacenaban misiles tierra-tierra, lo que ocasionó un gran incendio en la base.

Pese a que Israel no se pronunció sobre la ofensiva nocturna, el incidente se produce en un clima de creciente tensión entre Irán e Israel luego de un ataque aéreo hace pocos días sobre la base aérea siria T4 en la provincia de Homs, en el que murieron siete militares iraníes. Teherán había prometido vengarse de esa operación. Siria, Irán y Rusia culparon entonces a Israel, que ni lo confirmó ni lo desmintió.

Evacuación de yihadistas

Un convoy de autobuses ha entrado este lunes en zonas controladas por el Organismo de Liberación del Levante (la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda) en el sur de Damasco, como preparativo para la evacuación de los yihadistas en virtud de un acuerdo con las autoridades sirias.

El acuerdo negociado entre las partes prevé la evacuación de los yihadistas y sus familias de la zona del campo de Yarmuk hacia el norte de Siria.