El nuevo plan de descontaminación para la Región Metropolitana regirá desde hoy miércoles 2 de mayo hasta el 31 de agosto. Entre otras medidas, cuenta con la restricción permanente de un dígito para vehículos con convertidor catalítico registrados hasta septiembre de 2011 dentro del anillo Américo Vespucio.

Según informa Emol, la iniciativa, que fue desarrollada y aprobada durante el Gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet, detalla que esta limitación será de lunes a viernes entre 07:30 y 21:00 horas y que más de 100 mil vehículos no podrán circular.

Cuando se decrete emergencia ambiental los dígitos se elevarán a dos, correspondiente al número secuencial contemplado para el día siguiente del calendario regular. En tanto, cuando haya alerta y preemergencia seguirá siendo uno.

Para los vehículos no catalíticos, no podrán ingresar a la circunvalación y serán cuatro dígitos que tendrán la prohibición de transitar por el Gran Santiago, que se trata de la provincia de Santiago más las comunas de San Bernardo y Puente Alto.

De acuerdo al calendario de dígitos, la restricción comienza con el 0 y seguirá con el 1 el jueves 3 de mayo y con el 2 el viernes 4. El resto de los números continuará, en el mismo orden, el lunes siguiente.

Mientras que los episodios de alerta, preemergencia y emergencia ambiental serán dados a conocer por la Intendencia Metropolitana a las 21:00 horas del día anterior, a partir de las centrales de monitoreo de la calidad del aire.

Cuando la ministra de Transportes, Gloria Hutt, dio a conocer el plan, recordó a las personas que pueden optar al servicio público: “También estará operativa la red de metro y el nuevo servicio Alameda-Nos, integrado al Transantiago. Las personas, además, pueden optar por compartir un vehículo. Invito a los conductores a revisar la página web del Ministerio y nuestras redes sociales para informarse oportunamente sobre el calendario de dígitos, para que puedan programar sus viajes de la forma más eficiente”, dijo.

La idea del plan es reducir las emisiones y concentraciones de MP2,5, el componente más dañino para la salud humana y responsable indirecto de cerca de 3.700 muertes al año en el mundo.