La consultora británica Cambridge Analytica, envuelta en la polémica filtración de datos de millones de usuarios de Facebook, cerrará sus puertas próximamente, según publicó este miércoles The Wall Street Journal.

Así lo confirmó el fundador de la matriz de Cambridge Analytica, SCL Group, Nigel Oakes, que también cesa en sus operaciones.

Según la firma, vinculada a la campaña electoral del presidente estadounidense Donald Trump, el cierre se debe a la pérdida de clientes y a “crecientes” gastos legales.

La consultora política, que tiene oficinas en Reino Unido y Estados Unidos, suspendió en marzo a su consejero delegado, Alexander Nix, a la vez que iniciaba una investigación independiente para analizar el caso. De hecho, precisamente las prácticas de la empresa fueron aún más cuestionadas luego de que una cámara oculta del Canal 4 de la televisión británica, capturara a Nix sugiriendo a potenciales clientes, que en realidad eran periodistas, algunas tácticas que la firma utiliza para desacreditar a políticos a través de la red.

Según habían revelado días antes varios medios, Cambridge Analytica recolectó en 2014 información de usuarios de Facebook, a través de la aplicación de un tercero, para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes e influir en ellas.

El alcance de la filtración de datos se estima en unos 87 millones de usuarios de Facebook, especialmente de Estados Unidos, donde la consultora ganó unos 15 millones de dólares por su trabajo en la campaña de Trump de 2016.