La próxima semana Mega estrenará su nuevo programa “Efecto Mariposa”, una realización liderada por José Luis Repenning, donde se revivirán hechos que marcaron la historia de Chile, entre ellos el accidente del Casa 212 en la isla Juan Fernández.

La producción narrará los hechos previos al accidente aéreo que dejó sin vida a 21 personas, entre ellas el rostro televisivo, Felipe Camiroaga, y el periodista Roberto Bruce. Y también mostrará una recreación de ello.

La viuda de Bruce, Andrea Sanhueza, reconoció sentirse impactada luego de enterarse por la prensa del espacio de televisión. En conversación con el matinal Hola Chile, dijo que “igual es como chocante. Me choca verlo representado en la tele. A cualquiera le pasaría”.

“Una ya está acostumbrado a este tipo de cosas. No es que me parezca mal que hagan programas como este, y yo creo que son programas que ayudan un poco a la investigación, pero espero que sea un programa periodístico. Yo pensaba que iba a ser así, pero cuando me dí cuenta que iba a tener una representación del tema… igual es como chocante un poco”, explicó.

Sanhueza tuvo dos hijas con el periodista. Como familia dijo que están acostumbrados a que los medios se interesen en el tema, pero que no por eso deja de ser menos impactante. “Igual es chocante verlo representado, porque jamás me lo he imaginado así”, agregó.

También explicó cuestionó que a ella nadie jamás la contactó. “Imagínate que estamos viendo televisión y los vemos por casualidad. Lo encuentro delicado, por lo menos una deferencia de haberme llamado, de haberme dicho lo vamos a lanzar tal día, a tal hora. Yo no pido un trato especial, yo entiendo como es la TV, pero no sé. Una deferencia”, comentó.

De todas formas, confía en que se haga un buen trabajo y que el programa ayude en el juicio que lleva más de siete años en trámite. “Espero que todo se centré en ese tema. Que se muestre todas las faltas que cometió la FACH, porque esto se produjo por ello”, declaró.

El capítulo abordará que tanto Camiroaga como Bruce no querían hacer el viaje ese 2 de septiembre de 2011, situación que confirmó Sanhueza: “Roberto trabajaba, era un mandado como todos, pero él no quería viajar porque quería quedarse con nosotros el fin de semana. No quería ir y me quedé con esa sensación”.

La mujer concluyó explicando que espera se diga la verdad sobre lo que ocurrió. “Es importante y nos humaniza como país, que una institución como la FACH diga, ‘nos equivocamos. Aquí hubo malos protocolos'”, dijo.