Ayer antes de las 11 de la noche en la Villa (barrio de viviendas no urbanizadas) 21 de la Ciudad de Buenos Aires, la Prefectura Argentina ingresó sin orden judicial a la casa de Roque Azcurraire, fotógrafo de la revista villera latinoamericana La Garganta Poderosa, mientras éste intentaba filmar el operativo ilegal en su casa y también la de un vecino del lugar que previamente había denunciado a 6 agentes de la prefectura por anteriores amenazas y torturas.

Durante la tarde de ayer varios prefectos realizaron una requisa en la Villa 21 de Buenos Aires y empezaron a hostigar a un menor de 16 años que, mientras jugaba fútbol con otros jóvenes fue apaleado por los uniformados por lo que huyó de éstos, llegando con la cara hinchada a su casa.

Pero al ver el rostro ensangrentado del menor, María Echevarría, madre del joven, fue a pedirles explicaciones a los de la prefectura a lo que estos respondieron: “Cerrá el orto”.

Foto: La poderosa

De allí la Prefectura rompió la puerta a patadas y  entró a la casa de Echevarría donde se encontraban Roque, el fotógrafo de La Poderosa, y Jésica, ambos tíos del menor golpeado. Los dos  fueron reducidos entre varios uniformados, luego separados y apaleados. Jésica fue abusada sexualmente.

“Cinco (hombres de la prefectura) me agarraron de los pelos, me apretaron el cuello, me patearon las piernas y me dieron con sus palos, hasta que uno me puso contra la pared, manoseándome las tetas. Aterrada, grité: “¡Soltame, me estás tocando!”. Y peor, me estrujó como una bestia: “Callate, puta de mierda. ¡Callate, la re concha de tu madre! Negra de mierda, sucia, bocona” afirmó.

“Cuando ya eran más de 40 uniformados (…) se abalanzaron sobre nosotros literal y brutalmente, desatando una cacería que les permitió cagar a tiros el frente de la casa de Iván (el vecino que denunció torturas), cuya familia debería prestar testimonios esta misma semana, en el primer juicio oral que logramos elevar por torturas de la misma Prefectura, en este mismo barrio.” Agregó Jésica Azcurraire, hermana de Roque y tía del menor.

Pero no conformes con ello, la Prefectura Naval Argentina volvió a reprimir a la familia del fotógrafo y también a otros vecinos de la villa para finalmente llevarse detenidos a María Silvia Echevarría (madre del menor apaleado) que fue paseada durante 80 minutos en un patrullero, y a Roque.

“A casi una hora de su secuestro, en esa dependencia nos dijeron que se la llevaron a la Comisaría 32, donde no existen condiciones de alojamiento para detenidos. Y ahora mismo, nos encontramos frente a las dos comisarías simultáneamente, pero nos negaron su presencia en ambas” denunciaron desde el Facebook de La Garganta Poderosa.

Y agregaron: “Es la misma Prefectura que torturó a Iván y Ezequiel, esa misma que denunciamos esta semana por seis casos similares en los últimos dos meses, esa misma que tiene 6 agentes con prisión preventiva por hostigarnos, esa misma que acaba de ingresar al domicilio de nuestro fotógrafo, para golpearlo y seguir golpeando a otro menor que acababan de maltratar”.

Luego del paseo de más de 1 hora en patrulla María Echevarría fue liberada y Roque continúa preso en la Comisaría 30.