A las 10:53 de la mañana llegó hasta el Congreso Nacional el presidente Miguel Juan Sebastián Piñera Echeñique para realizar su primera Cuenta Pública del gobierno que asumió hace tres meses.

A las 11:02 ingresó al Salón de Honor, en medio de vítores y aplausos de sus adherentes. Saludo a su esposa Cecilia Morel, llegó a la testera, saludó a Carlos Montes (presidente del Senado), saludó a Maya Fernández (presidenta de la Cámara de Diputados) y, tras uno de sus clásicos tics, se aprestó a cantar el himno nacional.

Al iniciar oficialmente la ceremonia, Piñera rindió cuenta de sus primeros 100 días de gobierno con un discurso que comenzó citando a Bernardo O’Higgins, agradeciendo a Patricio Aylwin por su rol en la transición y parafraseando el himno nacional.

Entre medio de sus críticas al gobierno anterior y resaltando las prioridades de su adminsitración (hacer retroceder la delincuencia, el narcotráfico y terrorismo; una cirugía mayor al sistema de salud; mejorar la calidad de la educación de niños y jóvenes; asegurar un mejor trato para niños, mujeres y adultos mayores; recuperar la capacidad de crecer con fuerza, crear empleos y mejorar salarios), en Twitter resaltaron la pobre calidad narrativa del discurso, el cual fue tildado de “cliché” y donde se hizo énfasis en frases tipo tarjeta Village como “cuando trabajamos unidos podemos lograr grandes acuerdos”.

Así reaccionaron en Twitter: