Durante el pasado sábado, en un nuevo capítulo del programa “La Divina Comida” de Chilevisión, el comediante Paul Vásquez lanzó crudas declaraciones sobre su experiencia como adicto a las drogas.

El humorista compartió con los invitados Bárbara Ruiz-Tagle Correa, Evelyn Bravo y José Miguel Furnaro en su casa, donde los sorprendió con un postre de pie de limón.

Vásquez recordó que, tras el éxito de su presentación en el Festival de Viña del Mar durante 1996, cuando aún integraba el dúo de humor Dinamita Show, perdió el rumbo.

“Empecé a llenarme con cosas (…) Pude haber pedido ayuda”, confesó, relatando los episodios más difíciles de su adicción: “Me reventé. Llevaba dos semanas jalando y tomando todos los días. Borracho. Me voy al baño a pegarme el último toque y me viene algo, y empiezo a sangrar. Y de repente suelto esfínter y orina y me reviento y todo era sangre”, contó.

El comediante, quien fue escuchado con respeto y sorpresa por el resto de los invitados al espacio agregó que “lo único que hacía era pedir ayuda, que me lleven al hospital. Yo sentía que me estaba muriendo. Sí, me reventé. Y tenía mucho miedo”.

Vásquez también agregó que el camino para rehabilitarse no estuvo libre de complicaciones: “Los primeros seis meses tenía un demonio que me venía a ver a diario. Estaba al lado (…) Este hueón se apodera de ti. Es como estar poseído”, resumió.

Revive el momento a continuación: