La alcaldesa de Maipú Cathy Barriga se ha mantenido en el ojo del huracán, en medio de las acusaciones por su gestión en el municipio y tras una serie de juicios perdidos por despidos injustificados de funcionarios.

En entrevista con The Clinic, la jefa comunal fue consultada sobre sus regalos de collares Swarovski a las niñas en el cierre del taller Niñas Empoderadas: “Porque las mujeres somos medias busquillas y buenas administradoras. Cuando asumí como Alcaldesa regalaban esas maderas típicas y raras que uno no sabría dónde guardarlas, nada especial, salvo por la poca gracia que tienen y su nulo significado. ¿Sabes cuánto costaban? Entre 38 a 45 mil pesos. ¿Sabes cuánto vale este collar? Sale 12 mil pesos y fracción. No hay comparación; este es un regalo que además es algo delicado, cuidado y que representa la fuerza de la mujer del Maipú que renace”.

Respecto a las acusaciones de despidos injustificados que se resumen en 317 demandas que podrían costarle cerca de 20 mil millones de pesos en indemnizaciones, Barriga señaló que “en 2012, la administración dejó 9 mil millones en sueldos y honorarios. Luego, cuando asume el alcalde que me antecede, esta cifra sube 3 mil millones de pesos más. Ya vamos en 12 mil millones. El 2013 sube 4 mil millones más, en 2015, 4 mil millones más y termina en casi 24 mil millones de pesos. Cuando yo asumí el el 6 de diciembre de 2016, me encontré con esta cantidad de plata gastándose en contrataciones de operadores políticos y de funcionarios fantasmas”.

“Esta lucha es súper dura, hay gente que lo hace muy bien entre ellos y quizás siempre va haber algún margen menor de gente que pudiera verse perjudicada, pero lo cierto es que estamos hablando de miles de millones de pesos que han subido sostenidamente y si seguimos en esa lógica yo hoy, proporcionalmente debería tener en vez de 23 o 24 mil millones, 27 mil o 28 mil… No corresponde”, añadió la alcaldesa de Maipú.

La autoridad comunal sostuvo que los despidos “en ningún caso son antojadizos” y que para ella lo social es importante, por lo que si “hay un funcionario que no tiene verdadera vocación de servicio público definitivamente no puede seguir trabajando conmigo. Luego, hay un tema de fondo y de forma, que se resume a que en concreto no se puede y no da”.

Además, aseguró que los costos estimados de los despidos son exagerados y volvió a justificarse: “Cuando tú tienes un correcto funcionamiento en un engranaje tan complejo como es un municipio y te das cuenta que hay una manzana que está echando a perder a las demás y que eso repercute directamente en la vida de los vecinos porque no pueden salir proyectos que los benefician directamente, eso tiene que sancionarse. Te contara, a mí me entrampan los papeles y actúan mal: sin ir más lejos se han perdido cosas valiosas de muchos millones de pesos, y eso no lo puedo permitir”.

Barriga descartó la renuncia de su director jurídico y se refirió a las quejas por la celebración de cumpleaños de su hijo en la alcaldía: “Eso es falso, incluso han mencionado una queja de Contraloria… A ver… Romeo es parte de la casa; él llegó conmigo cuando apenas tenía cuatro meses. Yo no tuve ni pre ni post natal, yo hice campaña con panza. El año pasado para su primer cumpleaños yo les regalé churros y chocolate caliente, de mi bolsillo lógicamente, a todos quienes trabajan cerca de mí. Este año hice lo mismo y en la misma alcaldía hicieron una vaca entre todos para comprarle una torta linda y cantarle el cumpleaños feliz”, explicó.

La alcaldesa se refirió a las críticas que recibió tras declararse feminista y aseguró que “a mí no me han contado cómo es la vida: yo me hice sola, trabajando, yo fui al consultorio con mi hijo mayor, yo sé lo que es pasar necesidades, yo sufrí violencia intrafamiliar”.

“Pasa que algunas mujeres quieren ser como los varones para igualarse y yo creo que no necesitamos ser como ellos para empoderarnos, nosotros somos mujeres y somos diferentes. Hay como una cosa de decir que la que anda más al lote y más desarreglada es la más matea, mientras que la que anda con taco y con rouge es tonta. Yo me rebelo a eso. Son puros prejuicios”, argumentó.

Barriga aseguró que está de acuerdo con el aborto en tres causales y también se mostró de acuerdo con la demanda por una educación no sexista, asegurando que “quien piense lo contrario quiere tapar el sol con un dedo. Desde la educación nace el machismo que tiene que ver con la proyección profesional de las mujeres, desde la distinción entre las carreras que son de hombres y las que son de mujeres”.

Por último, la autoridad comunal señaló que “¡yo soy cero princesa! A ver, qué tipo de princesa sería yo, que trabajo desde los 15 años, que me he sacado la mugre, que fui mamá soltera, que estudié en la universidad de noche y trabajaba de día, que saqué adelante a mi hijo sola, que lamentablemente viví violencia intrafamiliar… ¡Oye la princesa especial! Fíjate que esta “princesa” jamás esperó un príncipe azul, de hecho ha sido independiente y no ha parado nunca, nunca de trabajar. Y cuando se casó ya tenía sus cosas, su departamento, por ejemplo. Yo creo que estoy lejos de ser una princesa, muy lejos. Y si fuera una, sería la princesa del pueblo”, cerró.