El histórico candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ganó ayer domingo las elecciones presidenciales mexicanas con una holgada diferencia frente a sus adversarios.

El líder de Morena obtuvo el 53% de los votos, según el conteo rápido, 30% más que Ricardo Anaya y José Antonio Meade, quienes reconocieron su derrota antes de conocer los datos finales.

A sus 64 años, el presidente electo prometió una transformación del país con grandes propuestas como acabar con la corrupción y reducir la violencia.

“Los cambios serán profundos, pero se darán con apego al orden legal establecido. Habrá libertad empresarial, libertad de expresión, de asociación y de creencias”, afirmó López Obrador durante su primer discurso.

El partido de López Obrador, también gobernará la Ciudad de México y obtuvo el poder en varias gobernaciones.

En Ciudad de México triunfó la candidata de Morena Claudia Sheinbaum. La licenciada en física y doctora en ingeniería energética será la primera mujer en la historia en asumir la jefatura de Gobierno de la capital.

Por su parte, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufrió una dura derrota y enfrenta un incierto futuro tras la pérdida de la presidencia y un mal resultado a nivel local que solo le permitió mantener la gobernatura de Yucatán.