El tenista chileno Nicolás Jarry (66° de la ATP) sorteó con éxito este lunes su estreno en el Abierto de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada, tras superar en cuatro sets al serbio Filip Krajinovic (30º).

En un duelo de carácter inédito en el profesionalismo, la primera raqueta nacional exhibió personalidad y un sólido rendimiento, tanto desde la línea de base como en la red, para superar el europeo con parciales de 6-3, 3-6, 7-6 (5) y 6-4, en dos horas y 36 minutos de juego.

Primer triunfo para el nieto de Jaime Fillol en el ‘main draw’ de un ‘grande’ y lo hizo eliminando a un jugador que llegaba con el favoritismo debido a su mejor clasificación. Además, el serbio registra nueve títulos de Challengers en su carrera.

Pese a sacar el match a cuatro mangas, el santiaguino de 22 años debió extremar recursos para seguir en carrera en el césped del All England Tennis Lawn Club. Quedó igualado a un set por lado en el arranque, debió sacar luego adelante un disputado tiebreak por 7-5 y al final tuvo que concentrarse en un cuarto capítulo con quiebres para un lado y para otro.

En la segunda ronda del Abierto de Wimbledon 2018, Jarry se verá las caras con el ganador del partido entre el lituano Ricardas Berankis (96°) y el estadounidense Mackenzie McDonald (103°).

Más tarde saltará a la hierba londinense la segunda raqueta nacional, Christian Garín (167°), enfrentando al francés Adrian Mannarino (26º), reciente finalista del torneo ATP de Antalya, en Turquía. Ambas raquetas chocarán por primera vez en el circuito profesional.

El galo cuenta con 13 títulos de Challengers y su mejor ranking ATP fue 22°, conseguido en marzo del presente año.