Hace unos días el ex candidato presidencial José Antonio Kast cuestionó a Andrea Pérez, una joven asesora parlamentaria del diputado Gabriel Boric en Magallanes,  por liderar la toma de derecho de la Universidad de Magallanes y ser una activista de 32 años “que recién está en 2do año de Ing. Comercial”, según escribió en su cuenta de Twitter.

Para los que dicen que la izquierda no es el titiritero del movimientos feminista radical: Ella es Andrea Pérez Harambour, vocera de la toma feminista de la Universidad de Magallánes (UMAG). Es operadora política de Gabriel Boric y es de fuera de Punta Arenas. Es financiada con la plata de todos los chilenos para ir a generar ambientes anti democráticos y violentos”, rezaba el mensaje difundido por Acción Republicana. 

Por su parte, el parlamentario del Movimiento Autonomista respondió directamente a Kast: “Eres muy irresponsable Kast. Expones a una persona temerariamente. Andrea es madre de 3 hijos y por condiciones económicas no pudo estudiar antes. Defiende sus convicciones y su trabajo de medio tiempo no es impedimento para ello. Esto solo muestra la ceguera de tu privilegio”.

Desde Magallanes, la activista publicó dos textos en su Facebook en respuesta al ex candidato presidencial, descartando ser vocera de la toma de Derecho: “Nuestras vocerías son rotativas, sin implantar liderazgos, cosa que a la sociedad tradicional, aparentemente, le cuesta mucho comprender”.

La joven reconoció que efectivamente trabaja con Boric, una información que conocen sus compañeras, aunque añadió que “igualmente, ante los posibles conflictos de interés, mi participación en la movilización se ha remitido a los espacios operativos y de funcionamiento de la toma, y no los de discusión política. Trabajo como muchas mujeres criadoras y estudiantas deben de hacerlo”.

“Aquí el tema sea que una mujer pueda o no tener derecho a trabajar en el libre ejercicio con un Diputado; con un sueldo de medio tiempo, el cual es usado para la manutención de mi hogar y familia, sumado a mi actividad como estudianta de una universidad. En realidad no sé dónde están los “millones” que se me adjudican, porque vivo como la mayoría de las chilenas que crían y andan en micro”, argumentó Pérez.

La asesora del diputado Gabriel Boric también denunció que en redes sociales ha sido hostigada con memes y epítetos como “feminazi”, cuestionando su apariencia física “solo por como me veo, por estar rapada y con una camisa gris, puedo decir, esto es una muestra más del machismo instalado en esta sociedad. Una de las luchas personales dentro de la universidad es justamente la discriminación que he recibido por verme diferente y no cumplir con los cánones ni estándares de belleza y presentación personal impuestos para una Ingeniera Comercial”.

Sobre esto, añadió, “expresar a todas y todos quienes vean mis fotografías, nunca ha sido mi intención agradar visualmente a nadie y mucho menos entrar en los estereotipos feminizados de belleza”.

Por último, Pérez señaló que “estas circunstancias me exponen hoy en redes sociales y reflejan en gran parte por qué estoy y se está dando la lucha, como mujeres y como estudiantes, y por qué la estamos dando hoy en la universidad de Magallanes y todo el país”.