Durante el pasado jueves, el remake trasandino de Sin Filtro, cinta de Nicolás López que fue adaptada en España y México, hizo su estreno en las salas de cine de Argentina y Uruguay como una de las principales apuestas de la industria local para este año.

“Tengo la casi seguridad de que Re loca va a ser la película argentina del año”, escribió en su cuenta de Twitter el director Juan José Campanella, ganador del Oscar por El secreto de sus ojos. El estreno de la cinta está totalmente ajeno a la polémica que enfrenta su creador original en Chile, luego de que revista Sábado publicara las denuncias de abuso sexual y acoso laboral de ocho mujeres que trabajaron con él.

Es precisamente la polémica la que ha marginado a López de todo acto de promoción de la cinta. Pese a que la noticia ya es conocida al otro lado de la cordillera, la mayoría no relaciona al cineasta con la nueva versión, que está protagonizada por Natalia Oreiro y Diego Torres, quienes se han referido primero al remake español que a la película original chilena.

Desde la distribuida UIP, a cargo de la llegada de la película a las salas argentinas, se desmarcaron totalmente del creador de Sin Filtro y Qué pena tu vida: “Nunca tuvimos ninguna relación con ese señor. El acuerdo se hace con un productor externo. No lo conocemos”, explicaron, agregando que “no estuvo involucrado de ninguna forma en la realización o distribución de la película, y tampoco tenemos ningún acuerdo con él, ni ahora ni en el futuro, por suerte”.

Sin embargo, Miguel Asensio, ex socio de López en la productora Sobras es el productor ejecutivo de Re Loca, mientras que López y Diego Ayala aparecen como guionistas originales, tras haber escrito el filme. El remake dirigido por Martino Zaidelis contempla a Natalia Oreiro en el rol central que fue interpretado por Paz Bascuñán, de una mujer que un día estalla y desahoga todas sus frustraciones con su entorno.