En medio de la ceremonia por el cambio de gabinete, en donde el presidente Sebastián Piñera anunció la salida de Gerardo Varela y Alejandra Pérez y el traslado de Marcela Cubillos, una de las frases que generó extrañeza por parte de los espectadores fue que el mandatario agradeció también en su discurso a Gloria Burgos, quien inmediatamente se convirtió en TT.

La razón por la que el mandatario la habría mencionado es porque Burgos, quien hasta hoy se desempeñaba como subsecretaria de Redes Asistenciales del Minsal, también dejó su cargo. En su lugar asume Luis Castillo, quien ya ocupó el mismo puesto durante la primera administración de Piñera y que cuenta con un cuestionado historial.

Precisamente el dictamen de Contraloría que confirma la reducción artificial de las listas de espera en el Hospital San José en 2013 se remite al período en que Castillo estaba en el cargo, y pese a que se le atribuyó la responsabilidad política, el médico no se ha pronunciado sobre el engaño, en que médicos generales de la Clínica Maruri brindaban atención como especialistas.

Cohecho y malversación en la construcción del Hospital de Rancagua

El primer episodio tiene relación con la construcción del Hospital de Rancagua, caso en el que está involucrada la constructora OAS –la misma que protagonizó uno de los mayores escándalo de corrupción en Latinoamérica–, que se adjudicó el proyecto en 2009, hacia el final de la primera administración de Bachelet por $66 mil millones.

A pesar de que el plazo de entrega finalizaba en 2012, el establecimiento fue inaugurado en 2016 con un valor final de $123 mil millones, en medio de múltiples irregularidades y acusaciones que motivaron a la Fiscalía a abrir una investigación por cohecho y malversación que aún se encuentra en desarrollo.

Uno de los nombres que aparece en la investigación es precisamente el de Castillo, a quien se le acusa de haber acelerado el proceso y saltarse los pasos del conducto regular, según un reportaje de Ciper Chile.

Castillo fue objeto de un sumario interno del Ministerio de Salud, el cual lo sobreseyó de los cargos por estar prescritos. Sin embargo, la investigación estableció: “Las acciones y omisiones del subsecretario Castillo al no cumplir con eficiencia y eficacia su responsabilidad a cargo de la Subsecretaría de Redes Asistenciales, efectuar negociaciones directas y recibir órdenes sin representarlas de la Secretaría General de Presidencia, implicaron un retraso en la construcción de toda la infraestructura en salud existente, infringiendo los principios de obediencia reflexiva, control probidad y jerarquía de actos”.

Vínculo con el caso Frei Montalva

En 2010, cuando Castillo asumió por primera vez como subsecretario de Redes Asistenciales, un dato que salió a la luz fue el vínculo que el médico UC posee con la investigación que busca esclarecer la muerte del ex presidente, Eduardo Frei Montalva.

Según publicó El Mostrador, en el año 2000, Castillo –quien trabajaba en el Hospital Clínico de la Universidad Católica previo a su llegada al gobierno, el mismo en el que falleció el ex mandatario– fue interrogado por el ministro en visita Alejandro Madrid y declaró que en el establecimiento no existía ningún registro de la autopsia que dos patólogos le practicaron.

Esto pese a que uno de los médicos que la realizó, Sergio González, le contó que la tenía en su escritorio. Castillo, quien además es cercano a la UDI, no hizo ninguna gestión para informar a la familia, que solo pudo acceder al documento en 2003, cuando Madrid la incautó.

La familia, y especialmente Carmen Frei, ha insisitido en que la UC nunca ha mostrado interés en colaborar con la investigación.