El recién asumido ministro de Cultura, Mauricio Rojas, ya está en centro polémica por las críticas que realizó a el Museo de la Memoria al cual calificó como un “montaje”.

Según consignó La Tercera, el nuevo secretario de Estado sostiene en su libro “Diálogo de conversos”, en el cual registra sus conversaciones con Roberto Ampuero, que la entidad se aprovecha de un acontecimiento doloroso para la historia de nuestro país.

Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar“, afirmó.

El titular de Cultura, que se fue a Suecia tras el golpe de Estado de 1973, agregó que el museo hace “un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”.