Carlos Larraín llamó a la derecha a recuperar sus tradiciones profundas y afirmó que su sector se ha concentrado demasiado en la economía.

En un diálogo con El Mercurio, el ex presidente de RN también criticó a la “nueva derecha” que está representada en Evópoli.

Para el ex senador, la nueva derecha “fue flor de una día” y afirmó que es necesario “recurrir a la derecha tal cual se la conoce, heredera de tradiciones profundas, tomando en cuenta los partidos”.

“La nueva derecha es la manera de sortear a los partidos existentes, porque como estábamos en ese momento en plena fiebre de al refundación universal, las mismas que padece la izquierda a veces, inventaron el cuento de la nueva derecha. Y no resultó, obviamente”, argumentó.

Sobre las proyecciones de Evópoli, Larraín afirmó que esta colectividad crecerá en la medida “en que los otros partidos no hagan lo que tienen que hacer”.

Tienen una ventaja y es que reclutaron cierto número de personas relativamente jóvenes que simplemente no estaban dispuestos a pasar por la moledora de carne de la vida política común. Entonces se saltaron esas vallas y crearon un partido a su medida”, sostuvo.

El abogado también se refirió a los sectores de RN que se han mostrado a favor de debatir temas como la eutanasia, la adopción homoparental y el matrimonio igualitario.

“Es una cosa episódica y marginal. Lo único que hace es generarle problemas al gobierno de Sebastián Piñera. Eso va a morir de muerte natural, porque se lo va a comer la izquierda”, concluyó.