Señor

Mario Hamuy Wackenhut

Presidente del Consejo

Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT)

Presente

Junto con saludar, por medio de la presente queremos expresar nuestra disconformidad con las medidas y los nuevos procedimientos para la solicitud de Beneficios Complementarios que CONICYT ha anunciado de manera repentina e imprevista desde diciembre de 2017. En ese momento, la movilización de un grupo de becarios/as logró que la Comisión informase que la medida sería pospuesta hasta 2019. Sin embargo, desde esa fecha hasta hoy, CONICYT ha implementado una serie de decisiones que no se condicen con su mandato como servicio del Estado a cargo del fomento y desarrollo de la ciencia y la tecnología en el país.

A nuestro parecer, esta situación da cuenta de una dificultad estructural interna del servicio, que no ha logrado incorporar de forma óptima en sus procesos y procedimientos las necesidades contingentes de la actual formación de postgrado a nivel mundial y las consecuentes demandas de sus becarios/as a nivel nacional, pues en ninguna de las comunicaciones emitidas por la Comisión se ha explorado la posibilidad de pensar estos beneficios como recursos constitutivos para el buen desarrollo de una investigación doctoral en el actual contexto internacional de generación de conocimientos. En efecto, ante la evidencia de un uso intensivo de los Beneficios Complementarios, CONICYT ha preferido implementar medidas regresivas que desincentivan su solicitud y limitan la obtención de los mismos mediante la implementación de la ventanilla cerrada y la vía concursal, lo que va en franco detrimento del desarrollo pleno de los estudios doctorales.

Estas medidas no sólo aparecen como arbitrarias, sino opuestas a la política que el Estado chileno, a través de la Comisión, viene impulsando en materia de formación de doctorado, la cual tiene como referente los estándares de los países miembros de la OCDE. Es más, en el documento de febrero de 2018 de Política Nacional de Formación de Capital Humano Avanzado se plantea que los países que han podido transitar de economías eminentemente extractivas a economías basadas en la creación y aplicación de conocimiento y tecnología, son aquellos que han aumento su inversión en fomento del desarrollo científico y tecnológico y formación de investigadores/as capaces de incorporarse e incidir en los circuitos internacionales de generación de conocimiento desde la etapa temprana de construcción de sus carreras.

Los datos presentados por el Sr. Daniel Portales -director del Programa de Formación de Capital Humano Avanzado (PFCHA) de CONICYT- ante la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados el pasado 18 de julio de 2018, ratifican de manera contundente que los llamados Beneficios Complementarios son constitutivos del proceso de investigación, más aún en un país con bajos niveles de creación de conocimiento. La constatación del uso intensivo de los mismos, propiciado por su tramitación vía ventanilla abierta y no concursal, es una prueba más de la exitosa política de intensificación de la circulación internacional de las y los científicos chilenos. Ciertamente, una de las medidas para estimular el desarrollo científico y tecnológico es potenciar la internacionalización y vinculación de las y los científicos nacionales a redes altamente reconocidas en sus respectivas áreas, así como, la realización de investigaciones que generen mayor impacto, por ejemplo, a través de estudios comparados o creación de conocimiento que sea el resultado del diálogo con circuitos significativos a nivel mundial.

Sin duda, valoramos el esfuerzo institucional y las medidas adoptadas por CONICYT respecto de las solicitudes no tramitadas entre abril y julio de este año. Y reconocemos los avances de los últimos 15 años en estas materias y que tienen al PFCHA de CONICYT como uno de sus principales motores. No obstante, no podemos hacer vista gorda de las modificaciones que se pretenden poner en marcha en lo inmediato, porque siguen perjudicando a un porcentaje importante de becarios/as, y, por tanto, son un considerable retroceso en las garantías logradas en materia de formación y producción de conocimiento. Un punto central para avanzar en este ámbito es concordar que actualmente lo que está garantizando el PFCHA es la base para cursar estudios doctorales. Con todo, el desarrollo de una investigación doctoral debe comprenderse como el inicio de una carrera como investigador/a que requiere de más recursos que el solo aseguramiento de la vigencia en el programa de postgrado y, por tanto, como una ocupación de tiempo completo, que contribuye al desarrollo de la sociedad en su conjunto y de distintos sectores productivos del país.

Ahora bien, frente a las inminentes modificaciones en los protocolos de solicitud de Beneficios Complementarios y las medidas de corto plazo anunciadas por CONICYT, las/os abajo firmantes solicitamos lo siguiente:

  1. Que se deje sin efecto el reciente llamado a concursar por Beneficios Complementarios para el 2019, entre el 16 de agosto y el 4 de octubre de 2018, por constituir nuevamente una medida regresiva para el desarrollo óptimo de las investigaciones doctorales.
  2. Que se conforme una mesa de trabajo con todos los actores interesados para la búsqueda de una vía alternativa, provisoria y contingente al problema actual, que arranque de un catastro pormenorizado de las necesidades de asignaciones para 2018.
  3. Que se desestime a todo evento la implementación de la ventanilla cerrada y la vía concursal, pues es una involución respeto de las garantías alcanzadas como becarios/as doctorales y que va en detrimento de los objetivos de la Política Nacional en materia de FCHA. La vía concursal implica adicionar un mecanismo competitivo entre estudiantes que ya concursaron para adquirir la condición de becarias/os e incorpora una fuente de inequidad en un grupo de personas que fue seleccionada para tener acceso a todos los derechos, beneficios y deberes asociados a la condición de becarios/as de manera igualitaria. Insistimos, la ventanilla cerrada, en conjunto con la vía concursal, actuarán como desincentivo para muchas y muchos becarios, en tanto el tiempo acotado de postulación en una fecha determinada del año, no necesariamente coincidirá con los tiempos internos de sus investigaciones y proceso de formación doctoral.
  4. Que los Beneficios Complementarios sean considerados como constitutivos del proceso de investigación, que sean beneficios garantizados para todos/as los becarios y que así sean incorporados en las bases concursales de las cohortes de nuevas/os becarias/os, a partir de 2019.
  5. Que se entregue públicamente el detalle de los requisitos para acceder a todos los derechos asociados a la beca en cuanto al orden de prioridad de asignación de beneficios y que éste propenda a la repartición equitativa de fondos existentes entre todos los becarios.
  6. Que se elimine de los criterios para asignación de beneficios que utilice el Comité Interno del PFCHA el que refiere a “Relevancia del proyecto de tesis y/o investigación para el desarrollo del país”, puesto que este criterio ya fue aplicado por los evaluadores al momento de la revisión de la postulación para la adjudicación de la beca de Doctorado Nacional, así como, cualquier otro que presente esta misma situación.
  7. Que CONICYT, en conjunto con todos los sectores interesados en la resolución de estas problemáticas y las distintas organizaciones representantes de las y los becarios doctorales se reúnan para concordar y diseñar el procedimiento más eficiente y efectivo que asegure el otorgamiento de estas asignaciones para cada becario y becaria que los solicite. Por tanto, conminamos a CONICYT y a todos los posibles actores involucrados a buscar la manera de que ello ocurra, sea vía aumento de presupuesto u otra fórmula que permita la legislación vigente.

Finalmente, entendiendo que el afán por impulsar la Política Nacional en torno a la creación de conocimiento, desarrollo científico y tecnológico es un objetivo común a diversos actores de nuestra sociedad, hacemos un llamado a la Comisión y al Estado chileno a abocarse a una búsqueda conjunta de salidas alternativas a las medidas propuestas por CONICYT.

Atentamente

Link documento con firmas de adherentes