Es la única que aún se mantiene firme, a pie del cañón después de 98 días de movilizaciones. Las estudiantes de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, quienes iniciaron la toma el pasado 17 de mayo, aún no han llegado a un acuerdo con el rector Patricio Sanhueza, aunque las conversaciones se iniciaron desde las primeras semanas.

Según explicó a El Mercurio Valentina Fornes, integrante de la mesa de género, el rector quebró las negociaciones hace dos semanas cuando  dijo a las alumnas: “Estas son las respuestas finales, léanlas y las estudian y así volvamos a clases”. Fornes lamenta que ni siquiera exisitera un diálogo para detallar cómo se implementarían las propuestas.

Las estudiantes solicitan, entre otras medidas, la suspensión de los profesores acusados de acoso y la aprobación de un protocolo triestamental de emergencia para abordar los casos de acoso ocurridos en la universidad.

Por su parte, el rector aseguró que “No ha habido una capacidad o voluntad de abrirse a una diálogo real [de parte de las estudiantes]”.

Desde la Federación de Estudiantes vespertinos aseguraron que el petitorio se entregó el 12 de junio y que la primera reunión se entabló el 27 del mismo mes, sin obtener respuestas concretas.