Explorar la relación entre poesía y música ofrece un universo de posibilidades. Presentaciones escénicas, instalaciones sonoras, una muestra de video poesía, y un ciclo de conversatorios trae la tercera versión del festival, posible gracias al apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile, de la Acción Cultural Española (AC/E, Programa Pice), del Centro Cultural de España, y del Fondo Nacional de la Música de Uruguay (FONAM). La inauguración se realizará el martes 4 de septiembre cuando se presentará un catálogo/antología a cargo de la editorial Libros del Pez Espiral, publicación que reúne a los 33 artistas que participan en esta versión del festival.

El poeta y músico Mauricio Redolés es una de las figuras reconocidas que abrirá la programación el miércoles 5 en el Centro Cultural de España. Pero el abanico de propuestas que se podrán presenciar en PMIII, es mucho más amplio.

Si hay una tradición de peso en toda esta línea de vanguardias, es la poesía concreta brasileña, y en ese sentido Cid Campos representa toda una corriente con obras de nítida poesía visual, así como con exploraciones performativas y sonoras a partir de la voz hablada. Hijo del famoso poeta Haroldo Campos, Cid es un habitual colaborador de la más granada escena musical brasileña.

En esa línea, pero incorporando o rescatando la musicalidad de múltiples idiomas, sin perder de vista la deconstrucción de cada palabra, la sueco-alemana Cia Rinne, aparece como una de las propuestas más arriesgadas e interesantes.

En el trabajo con la voz veremos desde el uso de tecnologías como hace el peruano Luis Alvarado, hasta la maximización del recurso puramente vocal como el mexicano Juan Pablo Villa, quien logra atmósferas sonoras casi místicas bajo el influjo de mantras colectivos.

La colombiano-argentina Tálata Rodríguez establece un diálogo con su padre ausente a partir de las cartas entre ambos, mientras que la artista chilena Nicole L´Huillier construye un ámbito sonoro pasajero a partir de los textos de Daniela Catrileo. Música en un sentido más convencional como en la Pedro Band; electrónica como en el dúo español Barba-Corsini; el hiphop de la banda Cómo Asesinar a Felipes; e incluso danza con Mabel Olea o teatro musical como con las uruguayas Enfermeras Venéreas son algunas de las joyas del festival que el público podrá disfrutar. En el Centro Cultural de España, el Parque de Imaginarios Musicales Tracalá pondrá a disposición del espectador un living conectado a audífonos y una serie de instrumentos eléctricos y de sonidos espaciales como un theremin o un monotrón, para interactuar y explorar sus sonidos.

 

 


El Desconcierto