La Iglesia Católica chilena se encuentra inmersa en una profunda crisis, de eso no cabe duda, y una muestra más de ello son los datos que dio a conocer la Fiscalía, que en los últimos tres meses ha realizado 11 allanamientos a dependencias de tres regiones, y que permitió al Ministerio Público triplicar el número de causas abiertas por delitos sexuales.

Según consigna El País, desde mediados de julio, la cifra de casos en investigación por abuso sexual ha pasado de 37 a 119 casos en investigación, según el último reporte del Ministerio Público, y el fiscal Emiliano Arias es el principal encargado de perseguir las causas.

Dentro de los 167 imputados que existen hasta el momento, se encuentran 7 obispos, 96 sacerdotes, cuatro diáconos, 30 religiosos que no son sacerdotes, 10 laicos ligados a la Iglesia y otras 20 personas, cuyo vínculo con la institución todavía no ha podido ser precisada por la Fiscalía.

En tanto, de las 178 víctimas, al menos 79 eran menores o adolescentes al momento de los delitos y 15 eran adultos, aunque existen 84 personas de las que no se ha podido saber con certeza la edad que tenían al ser abusados por miembros de la Iglesia.

“Los obispos y cardenales chilenos tenían una máquina criminal tan bien montada que ahora que se vino abajo, estamos viendo lo que escondían. El haber sido expuestos como lo que son, delincuentes, permite a muchos perder el miedo a denunciar. La sociedad ha entendido el abuso y la mayoría tiende una mano a los que lo han sufrido. Eso ayuda”, señaló Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Fernando Karadima.

Entre los imputados por las indagatorias se encuentra el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, quien fue citado a declarar por encubrimiento, diligencia que estaba fijada para el 21 de agosto pasado, pero que fue suspendida luego de que fuera internado por complicaciones de salud en el Hospital de la Universidad Católica.

Ezzati se encuentra en una posición complicada: en enero pasado cumplió la edad necesaria para retirarse, pero el Papa Francisco aún no cursa el proceso. Además, distintas misas que ha celebrado han sido interrumpidas y abucheadas por los mismos seguidores, y este año no encabezará el Te Deum ecuménico de las Fiestas Patrias, luego de que una serie de políticos –incluido el presidente Sebastián Piñera– pusieran en duda su asistencia dada su presencia.