Todo estaba preparado para que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, charlara de forma distendida con una mujer identificada como Laura en su casa, aprovechando su paso por Mendoza para cercarse a la gente a través de encuentros “espontáneos” transmitidos a través de sus redes sociales.

Pero las cosas no salieron como estaban previstas.

El mandatario trasandino se metió en problemas cuando comenzó a lanzar unas declaraciones insólitas al responder sobre la crisis que está viviendo el país y que tiene al gobierno con la confianza por el suelo.

Trabajo mucho conmigo mismo, en mi interior, tratando de mantener la calma”,  comenzó diciendo Macri a la mujer que lo recibió junto a su familia en su hogar, donde fue registrado el momento.

Pero la frase que más llamó la atención fue la que dijo cuando se le preguntó  cómo estaba lidiando, a nivel personal, con la crisis económica que tiene sumergido al país: “Yo en lo que más trabajo es en no volverme loco, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos”.

Según apuntan medios trasandinos, esta charla y toda su visita a la zona de Mendoza debía mostrar al presidente más distendido y hablar sobre sus tareas cotidianas en la Casa Rosada, para recuperar algo del apoyo popular, algo que se puso en duda cuando comentó estas sorprendentes palabras.

Acá el momento en que Macri asegura que si se vuelve loco, puede hacer mucho daño: